Home Artículos

Por Harry Fisch

Harry Fisch es fotógrafo y organizador de expediciones fotográficas de las que ya hemos hablado en estas páginas. En el artículo a continuación ofrece sus consejos para prepararse adecuadamente para ir a un lugar remoto.

1 Haz tus deberes

Un viaje internacional a un lugar exótico, sobre todo si vas en solitario, suele ser una gran inversión.

Si decides  ir en solitario o unirte a un grupo necesitas saber a dónde vas y con lo que te puedes encontrar. Cuándo ir.  Qué festivales hay en diferentes épocas del año, monzones, calor,  Problemas con las carreteras por las lluvias, etc.

A veces me lleva más de un año programar adecuadamente un viaje. La realidad es que algún itinerario y destino lleva gestándose más tiempo.  Muchos de ellos requieren permisos. Además suelo recopilar información de otros viajeros y fotógrafos y, en muchas ocasiones, correspondencia en la que intercambiamos experiencias sobre el destino. Esto hace que cuando estás en el lugar puedas afinar más la puntería y dediques  tu tiempo a estar con la gente o en el lugar en vez de perderlo buscando tu destino.

2 Elige a tu acompañante,  guía u organización

La elección de la persona o la organización  que te va a llevar a la expedición es quizás la más importante del viaje,  ¿Tiene experiencia con fotógrafos? ¿Cómo se mueve con la gente? ¿ Y con las autoridades, policías, militares?  ¿Puede solucionar los imprevistos que se puedan producir? ¿Sabe de verdad lo que dice saber?

3 Programa de antemano lo que pretendes – fotográficamente- del viaje

Recuerdo que  en una de  los viajes con Nomad Expediciones Fotográficas  en  el desierto del Kutch, hice un reportaje sobre los trabajadores en las minas de sal y… ¡se me olvidó fotografiar el producto final: la sal!

¡Tuve que volver al día siguiente únicamente para  hacer la foto de  una trabajadora sujetando la sal en sus manos… Perdí toda una mañana para una sola foto.

¿Es un reportaje personal? ¿Quieres tener una variedad de fotografías para un posible uso profesional?  Lo ideal es anotar  previamente lo que pretendes en cada una de las localizaciones a las que vas. Recuerda tomar fotos verticales y horizontales, primeros planos y generales. Algo que permita contar la historia.  La emoción del momento nubla la vista y te encuentras muchas veces que no hiciste la toma soñada. Solo te das cuenta después, en tu país, cuando la cosa ya no tiene remedio.

4 Anota lo que has hecho y guarda direcciones y teléfonos

Mejor con una foto que te permita recordar la situación y la persona. Si piensas usar las fotos con personas, no viene mal tener unos mini-contratos (mejor en el idioma nativo, además del universal inglés) . Grandes medios de difusión como National Geographic, no aceptan fotos si no les aportas la autorización escrita de la persona que aparece en las mismas.

5 Organízate

 No pases todo su tiempo frenéticamente buscando cosas en la bolsa.

No hay nada más estresante que estar en una conexión en un aeropuerto indio, sin tiempo para tomar el avión siguiente y encontrarte con un aduanero que quiere que saques todo el material que  luego tienes que volver a poner, a toda prisa,  en su sitio. Es la mejor forma de perder el cargador o el cable de cargador, un desastre.

 Organiza  la  bolsa de forma que cada cosa tenga su lugar y que vuelva todo al mismo sitio.  Suelo poner los cables y pequeños accesorios en bolsas de plástico transparente , lo que me permite ver lo que llevo y, además, en las aduanas que el aduanero pueda verlo sin descolocarlo todo.

6 La copia de seguridad es lo que más vale de tu viaje

Irse al fin del mundo, pasar días de carretera, calor, subir, bajar, dormir mal… Todo compensa cuando han hecho las fotos soñadas.  El auténtico desastre es encontrarte a mitad o final del viaje con que tu tarjeta de memoria (esa que nunca se había estropeado) no funciona o que, quién sabe cómo,  al cambiar de tarjetas, dejaste una en un bar de carretera.

Siempre llevo una cartera de tarjetas de memoria  en mi cinturón en la que tengo las que no he usado y las usadas.  Diariamente (al menos una vez al día) realizo copias de seguridad ya sea en un “back-up” portátil , ya en un ordenador portátil.   La tarjeta original usada la guardo. De este modo tengo dos copias de todo. Una de ellas la llevo conmigo y otra se la suelo entregar  a mi conductor, guía o acompañante.

 

7 El té es esencial

Aprende de tu entorno al llegar a un destino desconocido tómate un té. Su valor es incalculable para un fotógrafo.

En Kawda, cerca de la frontera con Pakistán,  me encontré en un tugurio con autóctonos poco dados a congeniar con un desconocido. De hecho, me indicaron claramente “No Foto”. Después de treinta minutos y tres tés nos hicimos amigos. Surgió la oportunidad fotográfica.

Si lo tomas a solas, hace  que la gente te vea y pueda acercarse a ti, por mera curiosidad. Si estás acompañado, te permite conocer más a  tu acompañante e integrarte en el ambiente.

No hay nada más absurdo que bajar de un coche o autobús, poner la cámara en modo ráfaga y empezar a hacer fotos a todo lo que se mueve…  Cuando llegues al sitio, si puedes, tómate un tiempo para mirar a tu alrededor, respirar el ambiente, hacer contacto visual. Si eres muy valiente, deja la cámara en tu bolsa. Observa. Espera la  luz adecuada, no te empeñes en hacer fotos a las 12 del mediodía con un sol de justicia.

Harry Fisch 

Harry Fisch es abogado de formación, director de Nomad Expediciones Fotográficas y fotógrafo desde muchos años. Además, es políglota algo que le ha ayudado a la hora de organizar y realizar viajes fotográficos a  más de  27 países. Su especialidad es Asia y ha centrando su  trabajo y diseño de rutas en la zona de Tailandia, Camboya, Laos, Vietnam, Nepal e India.

Seleccionado en el año 2010 por Photoespaña en su sección “Descubrimientos”, su trabajo ha sido  publicado  en “La lettre de la photographie” nominado como mejor Blog del año 2011 por la prestigiosa revista  LIFE.

Fundador de Nomad Expediciones Fotográficas, diseña las expediciones estudiando localizaciones, eventos culturales y realidades de interés humano y fotográfico de cada destino. Apasionado de la corta distancia utiliza  lentes cortas para obligarse a la cercanía con el sujeto, al contacto cercano.

Comparte este contenido en las redes sociales
5 respuestas a este post
  1. Son buenos consejos que procuro aplicar aunque el viaje sea por países europeos. El nº 3 me parece básico, y escribir sobre lo que has vivido durante el día suele ser muy útil para saber si hay algo que te has dejado por fotografiar. Si al día siguiente sigues en la zona, puedes solventar el olvido.
    Por cierto, la cámara que tiene encima de la mesa es la que pienso llevar en mi próximo viaje.

  2. Diego, esta semana me dan mi próxima cámara: una Fuji Xpro-1 con los tres objetivos. Será el equipo , junto con la X 100 que llevaré al viaje Benarés-Katmandú..

  3. Harry
    Gracias por tus consejos
    Deseo preguntarte que cámara y con que lente llevarías a la India en un viaje de mochila?
    Jorge
    México

Dejar un comentario: