Home Artículos

Ya se sabe, “tié que haber de tó” y desde luego con Canon hay de tó, de lo bueno y de lo malo.
Por un lado, no dejamos de maravillarnos de los espectaculares vídeos y time lapses que se producen con la Canon 5D MK II. Los resultados son espectaculares y aunque por supuesto, son obra del ojo profesional que se sitúa tras de la cámara, su visión, su encuadre, las localizaciones escogidas… sin duda la herramienta le permite hacer trabajos verdaderamente maravillosos como este Shape of Things to Come

Timelapse Part 6 – Shape of Things to Come from 599 Productions on Vimeo.

Igualmente, la industria publicitaria ha decidido apostar claramente por la versatilidad de la 5D MK II – y claro está su economía en comparación con las cámaras profesionales – y como ya decíamos hace tiempo en estas páginas, está siendo la herramienta de elección de multitud de spots, últimamente, incluso el de la Lumix G2, algo que ha aireado Foto Actualidad y que no sabemos si le habrá hecho mucha gracia a los chicos de Panasonic.

Pero hablando de esa misma cámara, no se entiende – y tampoco Canon lo explica – que un modelo que lleva en el mercado más de un año y medio siga teniendo una lista de espera de unos 2 meses. ¿Cuál es el problema? ¿Acaso Canon considera que España es un mercado subdesarrollado y hace por eso unas previsiones de importación ridículas?, ¿No confía Canon en las posibilidades de su propio modelo y es incapaz de creerse la demanda que tiene? ¿Hay algún problema en la fabricación?… el caso es que sea cual sea el proveedor al que acudas ahora, hace unos meses, hace un año la respuesta es la misma “ufff hay que esperar, tiene una lista de espera muy larga” en fin, igualito que con el Seat 600 en los años 60… subdesarrollado.

Esperemos que la calidad del equipo de ingeniería sea mejor que la del equipo responsable de poner el producto en el mercado.

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post

Dejar un comentario: