Home Artículos

Los niños, propios o ajenos, son un sujeto fotográfico por excelencia. Sin embargo, no es fácil hacer buenas instantáneas de niños. Conscientes de esa dificultad y también de la popularidad del tema, Nikon ha formado equipo con los galardonados fotógrafos de bebés y niños, Faye y Trevor Yerbury, para proporcionar algunos consejos fáciles de seguir con el fin de obtener mejores resultados en este género específico del retrato Estas son sus sugerencias:.

Cree un ambiente relajado:

Antes incluso de empezar, es importante asegurarse de que el sujeto está tranquilo y cómodo. Trevor aconseja no crear expectativas ni niveles de excitación a los niños; no les diga que les van a fotografiar, en su lugar, hábleles en un tono pausado y lentamente.

Lo ideal sería que sólo fotografiara a los bebés y niños cuando se encuentren en su mejor momento, por lo tanto, intente evitar una sesión fotográfica si parecen incómodos o si están resfriados, ya que se mostrarán muy inquietos.

Faye añade que los niños necesitan divertirse mientras se les fotografía, por lo tanto, debería dejarles todo el tiempo del mundo y cargarse de paciencia infinita. Pruebe a enseñarles algunas de las imágenes en la parte trasera de la cámara o, mejor aún, deje incluso que ellos mismos tomen alguna fotografía, ya que esto les dará una idea aproximada de lo que está haciendo y les ayudará a sentirse como parte integrante del proceso creativo.

No diga “una sonrisa para la cámara”:

El mejor consejo de Trevor es que nunca se le debe decir a un niño que sonría para la cámara, ya que todo lo que conseguirá es crear la clásica sonrisa artificial de la “foto escolar”. Si interactúa con los niños con naturalidad, las oportunidades para obtener una buena foto surgirán de manera espontánea y, a menudo, las imágenes de un niño de aspecto más pensativo y relajado son las que ofrecen el mejor impacto visual.

Recuerde, los niños reaccionarán de manera brusca si les pide continuamente que sonrían, ya que esta situación es ajena a su mundo.

Prepare el escenario:

Si va a fotografiar bebés en un espacio de interior, Faye recomienda buscar la zona con la mejor iluminación, ya que es preferible contar con una luz suave y tenue. Una cama deshecha cubierta con sábanas blancas sería la ubicación ideal; si no es posible, inténtelo en el suelo, cerca de una ventana que proporcione una luz suave.

Como fondo, podría utilizar una sábana o una capa de cristianar, que proporcionará un bonito encuadre neutro y, además, actuará como reflector alrededor del bebé, lo que le ayudará a reducir las sombras.

Si tiene paciencia, espere a que el bebé se quede dormido y, entonces, conseguirá imágenes serenas y muy bonitas. Recuerde que no sólo se trata de la cara del bebé; capture también los pequeños detalles, como las manos y los pies. Faye añade que no debería permanecer siempre de pie por encima de la altura de los niños, de modo que tenga que mirar hacia abajo para fotografiarles, agáchese al nivel de sus ojos y no tenga miedo de acercar el zoom al máximo para encuadrar toda su cara; en algunas ocasiones, con esta acción capturará expresiones naturales y únicas.

Trevor afirma que cuando se trabaja con niños en el exterior, los cobertizos, los portales antiguos, los muros de piedra y los grandes árboles se convierten en fondos muy interesantes. También añade que no debería fotografiarles durante el mediodía de un día de verano soleado y caluroso, ya que los niños entornarán los ojos deslumbrados y la luz será demasiado intensa. Además, a esa hora del día la luz adquiere una tonalidad azul, por lo tanto, si puede, espere a una hora más avanzada del día en que la luz sea más suave y cálida.

Finalmente:

Siempre que pase un tiempo con sus hijos, intente llevar la cámara encima cuando crea que podría presenciar grandes momentos. No espere que un niño se siente y pose para usted, ellos sólo quieren divertirse; por lo tanto, deberá esperar el momento oportuno, especialmente cuando capture fotografías de acción.

Permita que los niños expresen sus emociones y se diviertan mientras mantiene el dedo sobre el obturador, siempre preparado para capturar cada momento. Dispare muchas fotos, es una cámara digital, por lo tanto, no le costará ningún dinero.

Recuerde que es mejor capturar demasiados recuerdos que demasiado pocos.

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: