Home Artículos

Paco Elvira

Anteayer se encontró el cuerpo sin vida de Paco Elvira, fotógrafo español, reportero, profesor de fotografía y bloguero de lo suyo y querido y admirado por muchos. Murió al despeñarse por un acantilado en el que estaba tomando fotografías en la costa de Garraf, al sur de Barcelona. Comenté su trágica muerte con una amiga que le conocía y me dijo “murió haciendo lo que más le gustaba” y sí, es cierto, pero también lo es que si como parece se despeñó mientras fotografiaba, se trata de una muerte evitable que me ha llamado poderosamente la atención porque creo que, efectivamente, muchas veces, la toma de una imagen mejor nos lleva a poner en peligro la vida, algo que es sin duda mucho más importante que la mejor de las fotografías.

La ironía del destino quiso que pocos días antes de su fallecimiento, Paco Elvira colgara en su blog un vídeo en el que se ve como un fotógrafo costarricense está a punto de ser víctima de la agresión de un cocodrilo cuando, tratando de conseguir una imagen impactante, fotografiaba a otro ejemplar a la orilla misma del río. En esta ocasión, el fotógrafo salvó su vida y su integridad física, pero su imprudencia pudo haber tenido un desenlace fatal.

La muerte de Paco Elvira es sin duda un hecho trágico y supone una gran pérdida pero, además de su recuerdo, los fotógrafos -profesionales y aficionados- deberíamos conservar en nuestra mente la importancia de mantener la prudencia en cualquier situación fotográfica. Muchas veces los fotógrafos nos dejamos llevar por la pasión hacia la imagen que nos llega a colocar literalmente “al borde del precipicio” y nos hace correr unos riesgos carentes de toda lógica.

Hagamos que la última enseñanza que nos deje a todos Paco Elvira, a quien le encantaba dar clases, sea que el fotógrafo tiene que mantener la prudencia y la sensatez por encima de la búsqueda imprudente de una buena imagen.

Omnifoto-Horseshoe-Bend-2

Comparte este contenido en las redes sociales
6 respuestas a este post
  1. No conocí a Paco, pero he seguido su obra, una gran perdida. Cómo bien dices su última lección “prudencia”.
    He compartido este artículo con los integrantes de Proyecto Tu Mirada. Espero no te importe.

  2. Desconozco totalmente la vida y obra de Paco Elvira, pero lo que más hace lamentar su muerte es, como señalas, que fuese tan evitable.
    Y aun así, entiendo perfectamente que algo así le pudiera ocurrir. Cuando algo nos apasiona, se nos olvidan los límites y los riesgos y aunque eso a veces es una ventaja y nos permite vivir con mayor intensidad, nos expone también a ciertos peligros. Yo tengo unas cuantas anécdotas de situaciones en las que me puse en peligro sin ser siquiera consciente de ello.
    Esperemos que tal como señalas, al menos esto sirva como enseñanza. Espero que Paco siga haciendo fotos desde donde esté, o que su energía flote libre y nos contagie de pasión al resto.

  3. Es increíble, pero se ha producido la desaparición de otro fotógrafo que intentaba fotografiar un río, apenas una semana después:

    un varón de 25 años, D.T.S. , desaparecido en torno a las 19.10 horas de ayer en las aguas del río Uces después de caer desde el mirador del Pozo de los Humos, en la localidad salmantina de Masueco, mientras intentaba hacer una fotografía.

  4. El amor y la pasión de los fotógrafos por tomar las fotos perfectas en ocasiones pone en riesgo nuestras vidas, no solo en tomas como la que narras sobre Paco Elvira, he tenido la amarga experiencia dentro de la ciudad, buscando ángulo y encuadre, me desplazo y de pronto me he puesto en peligro de ser atropellado, es mejor mirar el entorno y buscar después la dirección a desplazarse. Muy buena la alerta en este interesante artículo.

Dejar un comentario: