Home Artículos

Ana Zamorano ganó recientemente un galardón en el I Premio de Fotografía Fantástica Fancine. Su imagen no fue la ganadora absoluta, pero consiguió el honor de llevarse el premio correspondiente a la fotografía más votada por el público que acudió a la exposición de las obras seleccionadas.

La verdad es que desde que vi esta imagen entendí perfectamente la preferencia de los visitantes porque creo que es una fotografía no sólo perfectamente adecuada a la temática del concurso, sino que cuenta con una realización magnífica y una gran producción para conseguir un resultado de impacto.

Ana Zamorano es fotógrafa profesional par-time y para montar este proyecto contó con la colaboración de un equipo de 10 personas entre modelos, maquilladores y ayudantes que la asistieron en la tarea de montar la iluminación y preparar el escenario de modo que quedara ambientado para la fotografía.

Ana cuenta para FotografoDigital.com el making off de su obra “La casa del terror – Cocina”:

Antes de hablar del proceso digital de esta imagen, es conveniente resaltar que  la realización de una fotografía de este tipo requiere un cierto trabajo de pre-producción y es fundamental partir de una idea previa estudiada y elaborada.

En el día de la toma, se trabajó de forma simultánea con el maquillaje de los actores, la preparación del escenario y la iluminación que se hizo con dos flahses de 500 w y varios reflectores para rellenar las sombras de algunos lugares de la escena. Para la caracterización de los personajes maquillaje y vestuario fueron esenciales. En este proceso se utilizaron distintos materiales como, algodón, látex, sangre artificial y ceras de maquillaje de distintos colores (rojo, negro, blanco y verde) para la herida. Para la preparación del escenario se usaron entre otros materiales sangre y papel de cocina mojado en café con el que distribuimos los churretones que3 ensucian las paredes y resto de superficies, para dar una sensación de abandono y dejadez.

Con esta puesta en escena conseguida, tomé dos imágenes diferentes, una de la escena completa y otra correspondiente a la cabeza cortada del personaje de la derecha.

Foto de la escena completa antes de su procesado

Segunda foto, para montar en la anterior

Ya después de la sesión, durante el procesado de la imagen, lo primero que hice fue clonar la pared en la zona donde está la cabeza del sujeto de la derecha para darle al cuerpo el aspecto de estar descabezado. Lo hice con el tampón de clonar con una opacidad del 50% y un pincel suave.Para hacer esta fotografía, coloqué al modelo en el lugar donde iba a quedar ubicada su cabeza en la imagen final -que es distinto al lugar donde queda el cuerpo del sujeto- de este modo me aseguré de que la iluminación de la cabeza cortada, sus luces y sombras, se correspondiera exactamente con las del lugar que iba a ocupar en la escena.

Sin embargo, cuando llegué a la parte del cuello, aumenté la dureza del pincel para darle el aspecto de corte en la superficie del mismo.  Hay que poner especial cuidado en este tipo de operaciones ya que, si el proceso de clonado es evidente perderá fuerza la imagen.

El siguiente paso fue abrir la segunda imagen y con la herramienta pluma (en modo trazados) seleccioné el contorno de la cabeza del modelo.

Cuando terminé de contornear la cabeza con la herramienta pluma, convertí el trazado en selección y le di un calado de unos 2 píxeles. Después de aceptar dupliqué la cabeza (crtl/⌘+j).

Una vez hecho esto, pasé la capa que contenía exclusivamente la cabeza a la fotografía de la escena completa y reescalé la cabeza hasta dejarla con un tamaño acorde con el resto de la imagen.

Para seguir avanzando, dibujé sangre sobre la superficie donde estaba la cabeza cortada, así que con el pincel salpicaduras pinté de rojo en la parte inferior de la cabeza cortada y puse el modo de fusión de capa en Luz lineal con una opacidad del 80% para darle el aspecto rojizo de la sangre. Después apliqué una máscara de capa de curvas y la ajusté para subexponer ligeramente la parte del cuello de la cabeza cortada para que su luminosidad se adecuara al resto de la imagen. Como la subexposición tenía que afectar sólo a la base del cuello puse una máscara de capa en negro en la capa de ajuste de curvas y fui descubriendo sólo la parte de la base del cuello con un pincel suave.

Ya tenía la cabeza cortada y puesta en su sitio, ahora tan sólo me quedaba dramatizar el escenario ensuciando y envejeciendo un poco más los muebles y las paredes.

Para hacer eso descargué texturas de madera vieja, las pasé a blanco y negro, las puse como una nueva capa en la imagen y borré las partes que no me interesaban ya que lo que quería era sólo que consiguieran envejecer un poco más el aspecto de los muebles de la cocina.  Después puse la capa en modo multiplicar para conseguir el efecto deseado.

Ver en la toma original la diferencia en la textura de los muebles altos

Fui repitiendo esta operación hasta cubrir todos los muebles de madera y después busqué una textura adecuada para las paredes y realicé la misma operación.

Por último, coloqué la imagen de una vértebra en el cuello cortado y ajusté los niveles generales de la imagen para darle un aspecto más dramático a la fotografía.

 

Así es como realicé la fotografía que ha obtenido el premio del público del concurso de fotografía Fancine.

Así quedó la foto final

Comparte este contenido en las redes sociales
4 respuestas a este post

Dejar un comentario: