Home Artículos

20090909elpepisoc_4

La historia de la fotografía está llena de manipulaciones interesadas y de montajes que llaman a engaño y transforman las cosas en lo que no son. Es el caso de los personajes que desaparecían en las imágenes del poder de la época soviética cuando caían en desgracia o, sin ir tan lejos, el de los michelines menguantes de Sarkozy en su paseo estival en piragua publicado en su día por Paris Match. Los ejemplos son muchos y todos tratan de cambiar la realidad, representar lo que no es, de manipular al espectador a fin de cuentas.

En España recientemente se ha vivido un cierto revuelo después de que la agencia Reuters diera un comunicado en el cual decía que “Estamos decepcionados con la decisión de El Mundo de utilizar dos fotografías originales de Reuters para componer una sola imagen en la primera página de su ejemplar (sic) del 7 de septiembre de 2009”. La foto en cuestión muestra a Zapatero en un mitin en la localidad minera de Rodiezmo cantando La Internacional y franqueado por un sindicalista y tres miembros de su partido puño en alto.

Tal como algunos medios de comunicación están presentando este caso, parece que el diario ha “manipulado” la realidad cuando, a decir verdad, no ha hecho más que ofrecer una imagen fidedigna, eso sí, compuesta mediante la unión de dos fotografías, cada una con una parte del escenario.

Creo que nadie acusaría a un paisajista de manipular la realidad cuando compone una panorámica mediante la toma y posterior montaje de varias imágenes que le permiten reproducir la amplitud del horizonte. Pues bien, viendo las fotografías originales y su montaje final, creo que se puede afirmar que éste no es manipulativo, que respeta la realidad y, es más, la representa más fidedignamente de lo que lo hace cualquiera de las dos imágenes originales de Reuters por separado ya que ambas muestran sólo una parte cercenada de lo que allí había.

La verdad es que yo creo que si a alguien le correspondiera estar “decepcionado” sería a la clientela de Reuters dado que su fotógrafo no atinó a sacar en una sola foto a las cinco personas que presidían el acto. No conocemos, por supuesto, las limitaciones materiales de su trabajo, ni lo que le llevó a actuar así, pero sin duda la agencia debía haber sopesado las deficiencias de su servicio antes de cargar públicamente y poner en tela de juicio a un medio que, en esta ocasión, reprodujo fielmente la realidad.

Por otra parte, una agencia del prestigio de Reuters tendría que hacer un ejercicio de reflexión para determinar qué es admisible y qué no en una fotografía periodística. Personalmente, estoy un poco harto de los “puretas” que convierten en sacrosanto lo que sale de la cámara tal cual mientras que estigmatizan cualquier actuación sobre la imagen. Las cámaras de ahora, las de antes y las por venir tienen limitaciones (por el ángulo de las ópticas, por la latitud del material sensible o el rango dinámico del sensor, por el espacio de color utilizado…) que las alejan de la visión “natural” de nuestros ojos. Son justo eso, limitaciones y no sagradas características que deban marcar el canon de lo que es realidad y lo que no lo es. Si algo es más grande que el ángulo de visión de mi cámara tengo que hacer varias fotos y montarlas para representar la realidad. Si el cielo tiene mucha luz y la tierra poca, tendré que usar un filtro degradado o hacer una “reserva” en el revelado o el procesado, si hay poca luz, a lo mejor decido utilizar un flash… ¿Es todo ello una manipulación? Por el contrario, con esa forma simplista de juzgar las cosas parece que una fotografía hecha en un instante es válida y valiosa. Y qué pasa entonces con las razones más que fundadas para pensar que, por ejemplo, la fotografía de la bandera en Iwojima es una representación. El hecho de que una imagen se capte con un solo clic no es garantía de nada y viceversa.

Yo estoy a favor de que el fotoperiodismo sea fotoperiodismo y de que, por supuesto, no manipule la imagen (más allá de la grandísima decisión de decidir qué se fotografía y qué no) pero también estaría bien por parte de los talibanes de la imagen un poco de reflexión y de juzgar las cosas caso a caso. En éste en concreto, una es mucho mejor que dos.

Imágenes servidas por Reuters. ¿Cortar a dos participantes no manipula la realidad?

Imágenes servidas por Reuters. ¿Cortar a dos participantes no manipula la realidad?

Comparte este contenido en las redes sociales
7 respuestas a este post
  1. Pues no, un periodista no es un paisajista, pero no veo por qué es mejor cortar a dos personas que están en un acto, que ponerlas a todas juntas tal como estaban en la realidad.

    ¿Alguien cree que es un mejor documento cualquiera de las fotos que cortan a parte de los participantes que la que reproduce la escena tal cual era?

  2. El fotógrafo es autor de su obra y en ella crea lo que le da la gana. Además, tiene los derechos de imagen de lo creado.

    Si al Mundo no le gustan las fotos, en lugar de aprovecharse del trabajo de otros recomponiendo según su criterio subjetivo y no el del creador de la foto, que mande a su propio fotógrafo.

  3. El periodico afirma que como no habia una foto que le gustara, se inventó la que necesitaba. Etica profesional, se llama eso. De acuerdo a ese principio, siempre que tu idea de la realidad no concuerde con la foto, te inventas la foto y ya esta. Se levanta la veda:la foto que les esta faltando de un etarra poniendo la bomba en los trenes de Atocha, ya la tienen a mano. Oh Wait, si ya lo hicieron, colocaron la foto de un temporizador habitualmente utilizado por ETA en una informacion sobre el 11M. Y ahora que lo pienso, tambien publicaron la foto de un chalet en construccion de Corcuera que no era de Corcuera, pero claro, com no tenian la foto del chalet de Corcuera… entre otras cosas porque Corcuera no tenia chalet…

    No se puede mezclar churras con merinas: meter en el analisis, paisajistas, fotoperiodistas y puretas solo indica que necesitas revisar tus principios y tus criterios con urgencia. Ademas de controlar tu buena fe.

    Todo eso sin hablar de los derechos del autor de las imagenes originales, del contrato de la agencia con sus clientes y de la relacion de confianza con los lectores, aunque este ultimo, dadas las amplias tragaderas de los lectores de El Mundo, supongo carece de importancia.

  4. Si quitas tambien manipulas la realidad, por que si al lado de ellos estubiese un miembro de ETA o uno de Alquaeda. Que me dices seria manipulacion o no?

Dejar un comentario: