Home Concursos

World Press Photo 12- Paul Hansen

Vía Estudio de Comunicación

Según informan o ExtremeTech o Spiegel Online, después de varios meses, parece que la organización de World Press Photo –el concurso de fotoperiodismo más prestigioso del mundo- ha llegado a la conclusión que cualquiera que sepa un poco de imagen percibió desde el primer momento: la fotografía ganadora de la última edición ha sido ampliamente  retocada con un editor de imagen, Photoshop para entendernos.

Varias pruebas forenses realizadas a la imagen ponen de manifiesto lo que una visión suficientemente educada detecta al primer golpe de vista. La fotografía ha sido retocada digitalmente para iluminar las caras de la multitud y componer así una dramática imagen. Algo así como un “dodge and burn” en lenguaje de retocador, es decir, alterar el balance original de las altas luces y las sombras para dramatizar o embellecer la imagen, algo que se hace habitualmente en la fotografía de belleza pero también en paisaje, producto, publicidad, etc.

Personalmente, no tengo nada contra el retoque de las fotografías, incluso las de prensa, cuando ayuda a crear una buena imagen. Cosa distinta es la manipulación de componer imágenes inexistentes o realizar montajes que es algo muy digno pero que no es reporterismo.

En su día me extrañó la concesión del premio porque últimamente se ha instaurado en este tipo de concursos cierto puritanismo que impide procesar las imágenes de la manera en que, por ejemplo, ésta lo ha sido. Para mí es como si en el pasado al laboratorista del periódico se le hubiera prohibido usar el papel “duro” o el “suave” o hacer reservas o sobreexposiciones en la ampliadora. Nunca nadie puso tal tipo de restricciones en las redacciones.  Hoy el laboratorio digital son los programas de edición fotográfica y que un buen trabajo de laboratorio saque a la imagen originalmente captada todos los valores latentes que hay en ella y que el sensor de la cámara no es capaz de resaltar no me parece reprobable sino todo lo contrario.

Por otra parte, la sacralización de que “solo vale lo que se consigue directamente en la cámara” parece un tanto vana. ¿Por qué valdría tomar la foto con un filtro degradado de densidad neutra para disminuir el contraste del cielo y no sería válido hacer eso mismo aplicando digitalmente el filtro mediante una capa de degradado? Se me antoja difícil poder defender ninguna diferencia. Por otra parte, la sacralización de lo que sale de la cámara es algo que se tambalea también cuando los sensores evolucionan y hoy pueden aplicar desde técnicas de alto rango dinámico hasta maquillaje digital sin que el fotógrafo tenga que “retocar” posteriormente la imagen.

En mi opinión, en fotografía informativa, como en Comunicación, la verdad es el límite, que ni el discurso ni la imagen cambien la realidad. El límite no debe de ponerse en emplear la técnica para mejorar la calidad comunicativa de las palabras o de las imágenes si estas son verdaderas.

J. Alberto Mariñas. Director. España.

@amarinas

Comparte este contenido en las redes sociales
7 respuestas a este post
  1. Hola J. Alberto, yo esta vez no estoy en nada de acuerdo. Creo que cuando te presentas a un concurso, tienes que aceptar las bases y respetarlas, para competir en igualdad de opciones que tus compañeros. Todos sabemos la diferencia entre ajustar el contraste de la imagen y liarte a retocarla (sólo tienes que ver el tiempo que te tiras delante del ordenador, intentando sacar de la imagen lo que no has conseguido).
    Pienso que siempre tiene más valor y mérito, el fotografo que se pega con su cámara, filtros, etc…. y pierde un montón de fotos, se esfuerza un montón de tiempo con su cámara, que el que simplemente se va a photoshop, cámara Raw, etc… y hace los mismo, o monta dos imagenes, que seguro que no le van a fallar. MI opinión es que a nivel personal, para ti, puedes hacer lo que más te guste o te llene; pero cuando es un concurso creo que se debe de competir en igualdad.

    Un saludo a todos.

  2. No se si entendí del todo el articulo, en un principio me pareció una cosa y a medida que seguía leyendo como que cambiaba la balanza al otro favor…
    con respecto a Sergio lleva razón, si uno participa en un concurso y hay unas normas, hay que seguirlas, es injusto que tenga mas merito alguien que ha “colado” una imagen retocada que alguien que no ha hecho mucha cosa en photoshop para segur las normas,
    Yo aunque uso mucho Photoshop, no lo hago para trucar o para dar mas dramatismo o hacer aparentar lo q no es por medio de retoques, lo que suelo hacer es cosas sencillas estilo, mejorar color si acaso, y mejorar un enfoque o desenfoques pero por practicar y aprender con el photoshop.
    pero no hay nada mas bonito que una buena imagen de verdad con solo la cámara y el trabajo del fotografo sin PS. aunque nos solucione muchas cosas XDDD

  3. Con relación al comentario de Jhoger…

    …acaso mejorar el color, el enfoque o el desenfoque, no es una manera de “trucar” la fotografía? . Si no ha salido así de la cámara… ya se esta modificando, no?

    En fin… esta claro que hay que respetar las bases para presentar la foto a concurso. Otra cosa es que a cada uno le guste la foto más o menos de una forma o de otra. No hace falta ser muy experto para ver que la iluminación de esta fotografía es cuando menos…sospechosa.
    A mí personalmente me gusta así. Creo que gana mucho con esa iluminación. Cosa distinta es que valga para concurso.
    Yo también utilizo Photoshop , me gusta y aprendo, y… si la foto no ha salido bien de la cámara… no hay photoshop en el mundo que la mejore sin que sea una mera chapuza.
    Saludos

  4. Hola,
    Estoy de acuerdo en relación a respetar las bases de cada concurso, para eso estan.
    Nadie puede decir que la foto que nos muestran no es una foto magnífica, que muestra una realidad cruel, que sensibiliza y que refleja el momento perfectamente. Refleja el dolor y transmite lo que tiene que transmitir. En definitiva creo que en eso se basa la fotografía y no en la tontería de se retocó o no se retocó, no digo manipular agregando cosas que no estan en el lugar y modificando completamente la escena. Pero levantar las luces de unas caras, que en definitiva estaban allí porque el sensor las captó (lo bueno de tirar en Raw) o darle intensidad a las sombras y penalizar esto ya es, por lo menos retrógrado, es permanecer anclado en el pasado.
    Pero vamos, las reglas son las reglas y si estas
    prohiben este tipo de retoque, habrá que acatarlas, aunque sean del siglo pasado y no condigan con la evolución de la fotografía de este milenio. Una pena, porque la foto es impresionante, con o sin retoque.

  5. Seamos lógicos, si disparas en raw (y aunque no lo hagas puesto que la camara siempre dispara en raw) la misma cámara o en su caso el software de tu ordenador ha de traducirla a jpg, pues bien para realizar esta transformación la camara o el programa está utilizando unos parámetros predefinidos en el caso de la camara y que tu defines en el caso de pc. ¿Alguien cree que se obtiene la misma foto empleando ACR que Lightroom u otro soft comercial? ¿Porque ha de ganar el concurso una y no la otra?

  6. Pienso que el sr. Mariñas enfoca su comentario desde el punto de vista de un fotógrafo profesional surgido del trabajo cotidiano de reportear, que posiblemente es muy diferente de las opiniones arriba vertidas que a todas luces son de aficionados, la fotografía documental es una profesión seria y complicada en donde desde siempre han intervenido una enorme cantidad de factores, lo que el fotógrafo galardonado hizo fue utilizar su oficio, PSH o no, la foto tiene enormes valores de fotografía documental, y lógicamente eso valió en la opinión de los jueces, también profesionales y altamenta calificados. Toda esta discusión acerca del uso de software sofisticado o no sale sobrando ante el resultado, somos fotógrafos no artistas.

  7. No se si os acordareis cuando hace unos años se procesaban las imágenes analógicas de película, se realizaban “tapados” en los revelados y algunas otras técnicas de laboratorio, eran mas complejas “manualmente” hablando, ahora las hacemos con un clic, también elegíamos el tipo de película que nos gustaba e incluso el tipo de iso, os aseguro que maestros como Cartier Bresón o sin ir mas lejos Steve McCurry entre otros también lo utilizaban, ¿creéis que sin estos trucos dejarían de ser los mismos maestros?

Dejar un comentario: