Home Equipo

He estado durante unos días haciendo una prueba de funcionamiento de una Canon Powershot G16, una compacta avanzada de Canon cuya línea y planteamiento me resultaba familiar a priori ya que desde hace muchos años poseo una Powershot G9, que podría considerarse ya, abuela del actual modelo.

La verdad es que los años no pasan en balde y en este caso para mejor. La Canon Powershot G16 es una compacta avanzada apropiada para usuarios que tienen un nivel de exigencia alto en cuanto a las prestaciones de su cámara aunque ésta sea compacta. No se trata en absoluto de una cámara de apuntar y disparar o, al menos, no es esa la filosofía con la que está construida ya que permite un absoluto control manual de todo sin renunciar, desde luego, a los automatismo y los modos de escena que también están presentes.

Los datos más básicos de la Canon Powershot G16 nos dicen que se trata de una cámara dotada con un sensor de 12,1 megapíxeles con un procesador de última generación Digic 6 que le aporta bastante velocidad a la hora de disparar y grabar. Viene equipada con un objetivo 5x con una distancia focal equivalente a 28-140 mm de gran luminosidad ya que su apertura máxima variable es de f/1.8 a f/2.8. La cámara tiene una pantalla de 3 pulgadas de muy buena calidad y dispone de de dos diales para controlar el modo (automático, manual, vídeo, etc.)  y la compensación de exposición, así como controles físicos para ajustar independientemente diafragma, velocidad e ISO cuando se trabaja en manual o en semiautomático.

Canon-Powershot-G16-4

Uno de los aspecto de esta cámara en los que más se nota el paso del tiempo es en la respuesta al ruido. Había un momento en el que con las compactas, con la G9 por ejemplo, incluso una sensibilidad de 400 ISO producía un ruido tanto de luminancia como de crominancia, absolutamente excesivo. La evolución de los sensores y procesadores ha hecho que, a día de hoy, una cámara como la Powershot G16 sea capaz de trabajar a sensibilidades muy altas (1.600 ISO por ejemplo) con resultados más que aceptables. A esa sensibilidad, el ruido de luminancia se hace presente en forma de grano pero, sin embargo, no se aprecia ruido de crominancia (puntitos verdes morados y rojos). Desde mi punto de vista, éste es un resultado muy aceptable ya que, incluso sin la aplicación de algoritmos de reducción de ruido en Photoshop o en Camera Raw, el resultado es perfectamente utilizable y ofrece un aspecto similar al grano presente en las películas fotográficas tradicionales de alta sensibilidad.

Tengo que decir que todas las fotografías que he tomado con esta cámara las grabé en formato Raw y que es posible que algunas de las cosas que estoy diciendo puedan variar si se trabaja en formato Jpg debido a los algoritmos de compresión y procesamiento que este formato aplica a la imagen. Sin embargo, la posibilidad de trabajar en Raw, se debe considerar un verdadero punto fuerte que las Powershot G incorporan hace años y que, junto al tamaño del sensor -muy pequeño en comparación con las APS pero mucho más grande que el de las bridge- nos ofrece unas imágenes con calidad suficiente para hacer ampliaciones a un tamaño “colgable” sin ningún problema.

La Powershot G16 está llena de detalles y especificaciones técnicas sobre las que se podría hablar. Yo voy a resaltar sólo algunas que me llaman especialmente la atención. En primer lugar, viene dotada de un buen estabilizador de imagen que promete hasta 4 pasos. No sé si 4 serán muchos pero, desde luego, resulta muy útil y efectivo. También me parece especialmente reseñable el nivel electrónico que podemos hacer aparecer en el visor para asegurarnos de que nuestros horizontes están totalmente rectos aún cuando los puntos de referencia no sean muy claros. Éste es un punto especialmente útil para fotografías de paisaje y arquitectura. La cámara, ya no puede ser de otra manera, es también wi-fi, una característica que personalmente no aprecio pero que, a buen seguro, otros usuarios valorarán muy positivamente. También los sutiles cambios en la ergonomía frente a modelos anteriores, son dignos de aprecio ya que permiten asir la cámara y manejar sus controles principales con comodidad y seguridad.

Una de las aparentes ventajas de esta cámara que luego no lo son tanto es el visor óptico. Para los que estamos acostumbrados a las réflex, la existencia de un visor óptico que nos permita acercar la cámara al ojo y no tener que usar el panel trasero, es una ventaja pero… desafortunadamente, el porcentaje de imagen mostrado por el visor óptico es muy escaso y deja fuera una importante porción de la imagen a izquierda y derecha, por lo que nunca nos va a servir para componer adecuadamente una fotografía.

Si tuviera que resumir en un párrafo la impresión que me produce esta cámara diría que es la compacta ideal para los que aman las réflex y no quieren salir a la calle sin llevar una cámara encima. Su tamaño y peso la convierten en una perfecta cámara “bolsilllera” que se puede llevar siempre encima y la calidad de su imagen y la posibilidad de un absoluto control manual de todos los ajustes hacen que nos permita tomar fotografías sin la frustración de pensar que no van a servir para nada. Por el contrario, la Powershot G16 responde a las necesidades de un aficionado exigente o un profesional que “no están de servicio” pero no quieren sufrir la frustración de perderse una buena foto en un momento inesperado.

En la siguiente galería se pueden ver algunas fotografías que he realizado con esta cámara en situaciones de luz comprometidas. las fotografías fueron tomadas en formato raw y han sido reveladas con un procesado básico en Camera Raw sólo con ajustes generales. La última cifra del pie de foto corresponde a la sensibilidad ISO.

La cámara puede adquirirse en este enlace: Canon PowerShot G16 – Cámara compacta de 12.1 Mp (pantalla de 3″, zoom óptico 5x, estabilizador óptico)

 

 

 

Comparte este contenido en las redes sociales
8 respuestas a este post
  1. Una duda soy un poco desconocido en los modelos que a canon se refiere pero entre esta y la G1x cual vendria a ser mejor?

  2. La Canon G1X es un modelo superior. Tiene un sensor mucho más grande lo que debe repercutir en una calidad de imagen aún mayor. Por contra. la distancia focal es menor (equivalente en película de 35 mm: 28 – 112 mm) y el objetivo mucho menos luminoso ya que la apertura máxima a la focal máxima es F/5.6 frente al 2.8 de la G16.

    Digamos que la G16 es más versátil (más focal y más luminosa) mientras que la otra permitiría ampliaciones más grandes.

  3. Digamos yo cuando vi la Gx1 Mark II me gusto para tener como segunda cámara ya que poseo una D7000 como cámara principal, en opinion personal de usted cual me vendria mejor?

  4. La Canon GX1 Mark II tiene un zoom 24-120 y su luminosidad no llega a la de la G16, pero es f/2-f/3.9
    Así que, al tener un sensor muchísimo más grande que la G16, la GX1 Mark II es muy superior. Y, junto con la Sony RX10, la Canon GX1 MarkII son, actualmente, las compactas más interesantes del mercado.

  5. maf72, estoy de acuerdo contigo en tus apreciaciones, pero discrepo un poco en denominar la Sony RX10 como “compacta”, aunque la propia marca así lo defina. Si te fijas en su diseño, es toda una “bridge”. Como cámara… una bestia maravillosa…

  6. Rectifico… Mea culpa, me equivoqué. La Sony RX10 sí que es una compacta. ¡¡Y qué compacta!!! La había confundido con la RX100 (aquí los “ceros” sí que valen y cambian la cosa).

  7. Estoy a punto de comprar en mercado libre srgentina una g1x usada o una g16 nueva. Vengo de una reflex analogica y una powershot A xxx no me acuerdo el numero…jajaj que recomendacion pudieras hacerme? Gracias

Dejar un comentario: