Home Equipo

Lo más importante de un flash es su potencia luminosa y en el caso del nuevo HVL-F43AM de Sony, su número guía (GN) asciende a 43 (para objetivo de 105mm e ISO 100) lo que le coloca como un instrumento poderoso, sin llegar al límite de otros modelos.

El nivel de potencia del flash se puede modificar en 22 incrementos, desde 1/1 a 1/128 en pasos de 1/3. Esta potencia de salida se complementa con un tiempo de reciclado rápido, aproximadamente de unos 2,9 segundos.

Este flash recupera una característica que estaba presente hace décadas en, por ejemplo, flashes Metz y se perdió por el camino del desarrollo en muchas marcas, aunque Sony ya la había recuperado. Estoy hablando de la posibilidad de girar la cabeza del flash para poder ponerla horizontal o vertical independientemente de que el encuadre de la cámara se coloque en retrato  o apaisado. Esta característica que puede parecer superflua, le añade una gran versatilidad a las posibilidades de rebote y permite también conseguir unas sombras uniformes independientemente de la posición de la cámara.

Otra brillante característica de este nuevo compacto de Sony es el control inalámbrico por radio que permite seleccionar las proporciones de emisión de luz de hasta tres unidades de flash independientes (el control inalámbrico por radio sólo está disponible al usar las DSLR-A900, DSLR-A850 o DSLR-A700). Al no tratarse de una conexión infrarroja, su fiabilidad es mucho mayor  y posibilita la creación de sofisticados efectos de iluminación a partir de varias fuentes, sin necesidad de usar equipos adicionales de conexión.

Finalmente, en la lista de características destacadas merece la pena mencionar que el HVL-F43AM está dotado de un diseño resistente al polvo y a la humedad.

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: