Home Equipo

Todos los días hay miles de personas que deciden iniciar su camino en el campo de la fotografía o subir un escalón en él. La primera pregunta que surge es ¿qué cámara me compro? ¿cuál será el aparato que sustituirá a mi teléfono móvil o a mi sencilla compacta como instrumento para hacer mejores fotografías?

La verdad es que es muy difícil orientar una decisión como esa pero como la Navidad se avecina y es un tiempo de compras de productos de fotografía, vamos a dar algunas pequeñas pistas que conviene tener en cuenta si vamos buscando una mejora en la calidad de nuestras imágenes.

El tamaño del sensor

Muchos usuarios se dejan seducir por la resolución de la cámara, buscan que ésta tenga muchos megapíxeles pero ojo, los megapíxeles no dan la clave de la calidad en la fotografía. El verdadero punto crítico en ese terreno es el tamaño del sensor. Técnicamente, cuanto más grande es el sensor mayor será la calidad de las fotografías. Es decir entre una compacta de 14 megapíxeles y una réflex de esa misma resolución, será ésta última la que ofrezca imágenes de mayor calidad porque el sensor que capta la imagen es mayor. La compacta comprimirá sus 14 Mgp en un sensor pequeñito mientras que la réflex tendrá los píxeles más separados y unos fotodiodos más grandes, con menos interferencias entre ellos y, por ejemplo, con mejor respuesta al ruido, es decir imágenes de más calidad en situaciones bajas de luz, pero no solo en ellas, en todas las situaciones.

En el mercado hay muchos tamaños diferentes de sensor. Sin hablar de las cámaras de medio y gran formato (de precios elevadísimos y reservadas a profesionales con una buena cartera de clientes) en el escalón superior estarían las réflex de formato completo, es decir del mismo tamaño que las antiguas cámaras de película 35mm (24x36mm). Son cámaras que permiten hacer fotos profesionales porque proporcionan una calidad de imagen muy alta. Inmediatamente tras ellas vienen las réflex APSC que son las más extendidas en la categoría de réflex. Para hacerse una idea de las diferencias de tamaño, mientras que en una Full frame el sensor tiene  una superficie de 864 mm2 y en una APSC de 329 mm2, en las compactas de menor calidad el sensor tiene tan sólo 25 mm2, una diferencia abismal como puede verse. Hay que tener en cuenta que existen cámaras no réflex con sensores de gran tamaño, un buen ejemplo sería la Canon PowerShot G1X cuya superficie de sensor es de 275 mm2, más grande incluso que las réflex del sistema micro 4/3, o la Sony α7, una cámara sin espejo de formato completo (full frame). En el siguiente cuadro se puede ver la gran diferencia de tamaño entre los sensores existentes en el mercado.

Tamaños-de-sensor-3

Tamaño de los sensores fotográficos de Formato completo a las compactas más pequeñas

Objetivos

La calidad del elemento óptico es también fundamental para captar una buena imagen. No sólo las réflex tienen buenos objetivos, hay compactas avanzadas que llevan ópticas fijas o intercambiables de buena calidad. En el caso de las réflex, las opciones son muchas, no sólo por la diversidad de objetivos sino también por su calidad. Una misma marca puede ofrecer una gran variedad de precios y calidades para, por ejemplo, una lente de 50mm en función de su construcción y apertura.

Rango focal

Con el rango focal nos referimos a la distancia que hay entre un gran angular y un teleobjetivo. Aquí la disyuntiva se encuentra fundamentalmente entre las cámaras compactas con zoom óptico muy largo (las llamadas bridge) que pueden ofrecer una distancia focal de , por ejemplo, 30X equivalente a un objetivo de 24 a 720 mm; compactas con zoom más corto (4X o 5X) pero de muy buena calidad; y las cámaras réflex o mirrorles de objetivos intercambiables. Con ellas el rango focal es casi ilimitado, pero en la práctica será tan amplio sólo como los objetivos que deseemos-podamos comprar.

Peso y manejabilidad

El último punto de esta guía rápida sería el factor peso ¿Queremos una cámara para llevar con nosotros a todas horas? ¿Es fundamentalmente para hacer viajes y excursiones? ¿Podemos o queremos cargar con el peso de una réflex y varios objetivos? La respuesta no es sencilla porque seguramente en ocasiones diferentes queramos cosas distintas. Se trata por tanto de un elemento sobre el que habrá que reflexionar y pensárselo con calma. Tan malo es que tu cámara no tenga las opciones necesarias para afrontar una situación de luz o de velocidad  concreta, como tener esa cámara pero haberla dejado en el hotel o en casa por no cargar con su peso todo el tiempo. Tú eliges.

Hacer balance

Decían los existencialistas que el hombre está condenado a elegir, el fotógrafo no es una excepción. No se puede tener todo, por lo menos todo al mismo tiempo. Por eso, antes de dar el paso de compra, hay que sopesar las opciones. Básicamente, las posibilidades a tener en consideración y combinar son: máxima calidad de sensor, mejores ópticas, mayor rango focal, menor peso. No se pueden tener todas a la vez. Por ejemplo, una réflex full frame puede ganar en calidad del sensor y de la óptica, pero su peso será mucho mayor y el rango focal real se limitará al de los objetivos que podamos comprar (cuantos más, mayor peso a sumar). Una cámara tipo bridge con un zoom 30X puede ganar en rango focal, su peso será intermedio pero la calidad de la óptica y sobre todo la del sensor disminuirán notablemente. En resumen, hay que elegir y cada uno tiene que pensar qué es lo más importante para él y qué puede sacrificar.

Hay por supuesto otro factor que no he mencionado pero ineludible, el precio que también tendrá que ser puesto en la balanza. Por esa razón hay que estar atentos a las ofertas que en Navidad y en verano suelen hacer algunos fabricantes de productos de fotografía. Ahora, por ejemplo, todos aquellos que adquieran determinados modelos de cámaras EOS o PowerShot, así como objetivos, videocámaras LEGRIA, impresoras PIXMA y flashes podrán obtener un reembolso de hasta 250€. La promoción es válida hasta el 6 de enero e incluye además, la promoción “Junta y Gana”, mediante la que podéis beneficiaros de un reembolso adicional, si compráis dos objetivos a la vez (igual al del menor valor que te corresponde).

Por si tantas opciones os sumen en la incertidumbre, os diré que la inmensa mayoría de fotógrafos, manejamos al menos un par de cámaras, la réflex para sesiones, viajes, retratos, etc. y una cámara de llevar en el bolsillo, una compacta buena, que nos acompaña el resto del tiempo por si surge la oportunidad de hacer una buena foto.

Comparte este contenido en las redes sociales