Home Equipo

Pilas recargables para fotografos, lo último del mercado

Los fotógrafos estamos condenados a ser importantes consumidores de pilas, a nada que en nuestro equipo tengamos, como es mi caso, un par de flashes (cuatro pilas cada uno), tres disparadores remotos de radio para disparar los flashes fuera de cámara (dos pilas por disparador), una linternita (que siempre viene bien para algo)… nos hemos puesto en 17 pilas, que es una cantidad importante cuya sustitución implica un gasto a tener en cuenta y un impacto medioambiental importante si usamos pilas convencionales.

Por esta razón, la mayoría de los fotógrafos nos inclinamos por usar pilas recargables, inicialmente más caras que las normales, pero con mejores prestaciones y una vida útil muchísimo más larga… especialmente si las cuidamos adecuadamente utilizando un cargador analizador de pilas que les suministra la cantidad necesaria de carga en cada momento y es capaz de “revivirlas” cuando han perdido capacidad.

Pese a que las pilas recargables son como de la familia porque llevan en casa de toda la vida, la verdad es que la mayoría de los fotógrafos saben bastante poco sobre ellas y algunas de las cosas que sabemos puede que no sean ciertas o estén un poco obsoletas. Y si hablamos de la otra parte del binomio, los cargadores, son aún más desconocidos. Hoy hablaremos de las pilas y mañana de cargadores configurables o analizadores de pilas

Lo primero que conviene tener en cuenta respecto a las pilas recargables es que no son eternas.  Duran mucho pero tienen una vida útil limitada. Por ejemplo, Duracell garantiza a sus actuales pilas recargables una vida útil de cinco años.  Por supuesto, el periodo temporal no es definitivo porque la duración efectiva también va a depender mucho de los ciclos de recarga a los que se someta cada pila y de cómo se hayan recargado porque a veces el cargador, especialmente los rápidos, matan nuestras pilas.

Pilas convencionales y Ready to use

Hablando de pilas de tamaño convencional (AA y AAA) en el mercado conviven ahora dos tipos de pilas recargables ambas de níquel e hidruro metálico (NiMH), el niquel cadmio pasó a la historia. Unas son las convencionales que hay que cargar antes de usar y otras, las de última generación, vienen precargadas cuando las compras. Es la tecnología denominada Ready to use o Ready2use que se traduce como “listas para usar”. En la actualidad todos los fabricantes importantes tienen a la venta pilas de  este tipo como las Imedion de Powerex (con numerosos premios), las Eneloop de Sanyo, las Panasonic Evolta, las Sony Cycle o las propias Duracell Precharged. Este tipo de pilas se caracteriza, más allá de que se puedan comprar y usar directamente como las pilas convencionales, porque son más estables y la carga almacenada en ella permanece más tiempo cuando la pila no se usa. Parece ser que en un año sin usar, estas pilas conserva en torno a un 85% de su carga. Aunque las pilas Ready to use son algo más caras que las NiMH convencionales, la diferencia de precio no es muy grande por lo que resultan muy recomendables.

Desde el siguiente cuadro se puede acceder a alguno de los modelos de pilas recargables listas para usar con tecnología de baja descarga más potentes disponibles en el mercado:

Marca Modelo Observaciones
Powerex IMEDION AA NiMH 2400mAh con estuche de almacenamiento
Sanyo Eneloop XX Pro AA NiMH 2450-2550 mAh con estuche de almacenamiento
Panasonic Evolta P6P AA NiMH 2400 mAh
Sony Cycle Energy Blue AA NiMH 2000 mAh Menos capacidad de carga que el resto

Efecto memoria

Otro asunto que conviene conocer, porque es una creencia muy extendida que ha dejado de ser cierta o al menos ha perdido importancia, es lo relativo al “efecto memoria“. El efecto memoria consiste en que si cargamos las pilas sin haberlas descargado completamente ante, esa energía sobrante reduce la capacidad máxima de carga de la pila.

Eso era completamente cierto en las pilas de niquel cadmio (NiCD) pero afortunadamente, afecta mucho menos a las pilas actuales de níquel e hidruro metálico  (NiMH) un compuesto que además es mucho menos contaminante y más barato aunque da menos ciclos de vida a la pila. Con todo, tras un cargador capaz de descargar la pila antes de cargarla, conservará en condiciones óptimas la pila por más tiempo.

Pilas-recargables-de-nueva-generacion

Capacidad de carga mAh

A la hora de adquirir pilas recargables es necesario fijarse en su capacidad de carga que viene expresada por los números que figuran delante de las letras mAh o miliamperios/hora. Una pila de 2.500 mAh proporciona un 250% más de energía que una de 1.000 mAh.

Para los equipos fotográficos exigentes como es el caso de los los flashes, cuanto mayor sea la capacidad de carga mejor, ya que nos aseguraremos un mayor número de destellos con un tiempo de reciclado menor.  En el mercado existen pilas de alta capacidad de carga con 2.500-2.700 mAh que serían ideales para este cometido y no deberíamos comprarlas con menos de 1.800 mAh. Por el contrario, otros aparatos como los disparadores remotos de radio, tienen un consumo mucho menor y menos exigente por lo que una pila con una capacidad de carga inferior dará también buenos resultados.

La capacidad de carga real de las pilas se reduce con el tiempo y queda por debajo de la capacidad nominal que figura impresa en la pila. Juntar pilas con distinta capacidad de carga no es una buena idea porque reduce el rendimiento del conjunto de pilas al de la pila de menor capacidad. Y aquí es donde entran en juego los cargadores inteligentes de los que hablaremos en el siguiente post.

Almacenamiento

Las pilas recargables NiMH precargadas son capaces de mantener su carga durante un año con una pérdida en torno al 20-25% mientras que las NiMH convencionales pierden una parte muy importante de su carga en cuestión de semanas. En cualquier caso, si se almacenan a una baja temperatura, su preservación de la carga mientras que no están siendo usadas es mayor. Idealmente, la temperatura de conservación estaría entre los 5 y los 15ºC.

Igualmente, es importante que las pilas estén ordenadas y que sus bornes no entren en contacto unos con otros. Para conseguir esto y al tiempo emparejar las pilas de carga similar de manera mas efectiva, existen unas cajas de plástico que dan cabida a 4 pilas AA  o AAA y son muy baratas, 5 por menos de 3 euros, puedes verlas en este enlace: cajas de almacenamiento para pilas

Siguiente artículo: Los cargadores inteligentes o cargadores analizadores para pilas

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post

Dejar un comentario: