Home Equipo

La página americana de Canon informa de que bajo ciertas circunstancias de toma, se han detectado problemas de imágenes fantasma en la nueva Canon EOS 7D. Al parecer, según reconoce la firma, en imágenes captadas en disparos en ráfaga aparecen en la última imagen capturada trazas de la imagen precedente. Aunque las “trazas” son ligeras en la imagen original, una vez que ésta se retoca y se compensan niveles o se ajusta el contrate, esa imagen fantasma puede llegar a ser mucho más visible.

De momento Canon se limita a dejar constancia del fallo y afirma que va a trabajar con diligencia para solucionarlo mediante una actualización de firmware.

La verdad es que el hecho de que el software tenga un papel creciente en el comportamiento y prestaciones de las actuales cámaras fotográficas tiene una serie de ventajas innegables – entre ellas la posibilidad de actualizar el firmware – sin embargo, sería preocupante que los fabricantes imitaran a la industria del software que, empujada por la oportunidad comercial, lanza en numerosas ocasiones productos no suficientemente probados, confiada en que posteriores parches subsanaran los defectos del producto. Es cierto que los defectos se subsanan pero la percepción de calidad de la marca sufre considerablemente.

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post

Dejar un comentario: