Home Exposiciones

CARTEL san benito.indd

La Sala Municipal de Exposiciones de San Benito de Valladolid presenta hasta el 5 de mayo, y por primera vez en España, la obra de Dmitri Kasterine (Londres 1932), con la exposición Dmitri Kasterine. MITOS del siglo XX que reúne una selección de 55 retratos realizados durante seis décadas de carrera y que, en palabras de su comisaria, “resultan virtualmente un recorrido por el Who’s Who de la cultura musical, literaria, cinematográfica y artística del siglo XX”.

La muestra incluye la imagen de escritores como Samuel Beckett, Arthur Miller, Norman Mailer, Graham Greene, Robert Graves, Patricia Highsmith;  artistas como Francis Bacon, David Hockney, Jasper Johns, Richard Serra, Roy Lichtenstein …  Actores como David Niven, Michael Caine,  Dick Bogarde, Liv Ullman o Richard Gere;  directores de cine de la talla de Stanley Kubrick, Claude Chabrol o Francois Truffaut y  músicos  como Mick Jagger, Johnny Cash, Count Bassie, inclusive el legendario bailarín Rudolph Nureyev.

Nacido en Kent en 1932, Dmitri, hijo de Nicolas Kasterine, un oficial de la armada rusa que se estableció en Londres en 1922 y se caso con la británica Katherine White,  se inició en la fotografía a los 11 años. Su carrera profesional despegó en1961, en la era dorada del Swinging Sixties de Londres, cuando sus fotografías aparecieron regularmente publicadas en  Queen, la revista que se alzó como la agenda visual de los 1960s y en The Daily Telegraph Magazine.

Dmitri Kasterine-Michael_Caine

Determinante fue su larga relación de trabajo con uno de los más influyentes directores de cine del s.XX: Stanley Kubrick. Todo comenzó en 1964, cuando Kasterine fotografió el rodaje de Dr Strangelove; continuaría en los rodajes de  “2001 Odisea en el espacio” en 1968 y La Naranja Mecánica en 1971.“Siempre estás en el sitio correcto” le dijo Kubrick a Dmitri Kasterine como explicación de por qué quería trabajar con él. Justamente del mítico director aprendió a enmarcar de forma portentosa a los personajes y a no temer pedir a los retratados que se colocaran en ‘el ángulo correcto’.  El retrato que de Kubrick se muestra en la exposición es de 1968 y fue realizado por Kasterine en uno de los descansos del rodaje de “La Naranja Mecánica”. A Kubrick le gustaba reposar durante los rodajes; jugar al ajedrez, ir a comprar cuadernos de notas a la papelería, jugar con sus hijos o simplemente hablar con la gente. Por la noche invitaba a todos a cenar. En el retrato, realizado en uno de los decorados del rodaje, se plasma la personalidad tranquila y paciente del director, siempre ataviado con sus grandes y adoradas botas, de las que solía tener 5 pares iguales.

“Detrás de cada uno de los 55 retratos seleccionados para la exposición hay una gran historia” señala Cristina Carrillo de Albornoz que añade, “el elemento común es el silencio con en el que Kasterine las tomaba y el misterio que irradian;  la pregunta común es siempre la misma: ¿en que está pensando el retratado?”. Muchas de ellas poseen un valor adicional pues los retratados apenas se prestaban a ponerse delante de una cámara y de ahí su excepcionalidad. De hecho para lograr algunas de ellas, Kasterine tuvo que esperar más de un año.

Este fue por ejemplo el caso del inaccesible  Samuel Beckett;  al célebre Premio Nobel de literatura conocido sobre todo por “Esperando a Godot”, logro fotografiarlo en 1965 en Londres, justo antes de los ensayos de “Beginning to end”, que se realizaba para un programa de la BBC llamado Monitor. En una sala contigua, Beckett cogió una silla y se sentó; no fueron más de 15 minutos. Su mente estaba a miles de kilómetros de distancia y eso se percibe en sus ojos. Kasterine siempre había buscado esta clase de retratos sin pose y en silencio. No hablaron durante la sesión de fotos pero al acabar ambos se fueron a uno de esos bares con billar; Samuel Beckett era un experto en el billar y le encantaba hablar sobre ello mientras bebía una Guinnes tras otra. Por algo era irlandés. Nada de charlas profundas de literatura.

Dmitri Kasterine-David_Niven

En las décadas de los 1970s y 1980s Kasterine recibió el encargo de realizar retratos para la revista  Harpers & Queen, y publico otros en The Times, Vogue, Vanity Fair, Interview, y The NewYork Times.

El retrato que esencialmente lanzo su carrera internacionalmente llego en 1975 al fotografiar a Mick Jagger en Los Ángeles para la revista Radio Times.

Al año siguiente en Londres, tras meses de espera, el impredecible Francis Bacon le llamo y le dijo en cuestión de minutos pasaría por su estudio en el Soho; a pesar que estuvo amabilísimo, la foto traduce la tortura que habitaba en su interior. Al acabar, el pintor se volvió al legendario club Colony Room, su ‘cuartel’ de bebida.

El medio centenar de retratos están realizados con ocasiones excepcionales y muchos en lugares sorprendentes; David Hockney en el jardín de su casa londinense, en vísperas de su primera gran retrospectiva en 1974 en el Louvre de París ,  Robert Graves (celebre por Yo Claudio) en su casa de Deià -Mallorca sin camisa, tal y como solía estar en la playa en sus últimos años. Rudolf Nureyev en Central Park en Nueva York, antes de su penúltima aparición publica en el Lincoln Center.  Graham Greene, atemorizado por la mafia no quiso salir del ascensor de su casa en Antibes,  Saul Bellow le cito en la frutería de Vermont (USA), Raymond Carver en el garaje de su casa, Sir Tom Stoppard en la oficina de su dentista en Regents Park en Londres y a James Baldwin, también escritor y uno de los más conocidos precursores del movimiento de derechos civiles, se lo encontró en la plaza en St. Paul de Vence (Francia) rodeado de una corte de jovencitas que escuchaban ensimismadas su palabras.

Los 80 fueron igualmente intensos. En 1985 se fue a vivir a Nueva York y allí fotografió a  los artistas que definieron el panorama artístico de posguerra y de los 60, desde el gran arquitecto Philipp Johnson con sus celebres gafas de pasta redondas a los gigantes pintores del pop y del abstracto expresionismo, Jasper Johns, Rauschenberg ,Roy Lichtenstein o Willem de Kooning . También capturó a los artistas de la generación posterior del boom neoexpresionista de los 80, los llamados príncipes del SOHO neoyorkino: Basquiat, Schnabel, Clemente, Haring … . Incluido el legendario galerista de todos ellos, Leo Castelli.

Además fue la  década de retratos a los grandes escritores americanos; Raymond Carver, William Borroughs, Saul Bellow, Paul Auster;  dos Norman Mailer y Arthur Miller igualmente conocidos  por su rechazo a ser fotografiados. Fueron los mas duros

En las décadas siguientes siguió fotografiando con un ritmo mas pausado y solo a quien deseaba…Richard Gere, Diane von Furstenberg… Kasterine le saco el alma a casi todos

La exposición rinde tributo a este gran fotógrafo que acaba de cumplir 80 años: un bello paseo por la cultura del siglo XX.

Los que no tenemos la suerte de poder pasar por Vlladolid en estas fechas, podemos disfrutar de las imágenes de  Dimitri Kasterine en su propia página web: Directores y artistas

Dmitri Kasterine-Johnny_Cash

Comparte este contenido en las redes sociales
Sin respuestas a este post

Dejar un comentario: