Home Exposiciones

Hasta el 24 de noviembre, se podrá visitar en la sala Azca de la Fundación Mapfre, en Madrid, la exposición del fotógrafo estadounidense William Christenberry, creador de un estilo imaginario propio que le ha situado entre los principales impulsores de la fotografía en color. Se trata, además, de un artista destacado en la historia reciente de la fotografía americana por su peculiar visión del paisaje tradicional del Sur de Estados Unidos.

Iglesias rurales, casas abandonadas, cementerios, carteles y letreros publicitarios en medio de los paisajes áridos de Alabama o el recuerdo de esa pesadilla humana que fue el Ku Klux Klan son protagonistas de las fotografías de William Christenberry, que desde mañana se exhiben en la Fundación Mapfre.

William Christenberry. No son fotografía, son historias” es el título de la muestra de este artista, uno de los principales impulsores de la fotografía en color y un icono de la reciente historia de la fotografía estadounidense por su peculiar visión del paisaje tradicional del sur de Estados Unidos.

La muestra de Christenberry (Tuscaloosa, Alabama, 1936) reúne más de 300 fotografías realizadas entre 1961 y 2007, además de la imponente y estremecedora instalación “The Klan Room”, que el artistas comenzó a crear en los años 60 y a la que a lo largo de los años ha ido incorporado diversos objetos relacionados con el Ku Klux Klan, creado después de la guerra de secesión para luchar contra los negros descendientes de los esclavos.

“En 1962, cuando impartía clases en la Universidad de Memphis, empecé una serie de dibujos y pinturas en un intento por expresar mi repulsa hacia el Ku Klux Klan -explica el autor en la muestra-. En 1963, los primeros muñecos que hice vestían con túnicas y capirotes de satén. En los 33 transcurridos desde entonces, el conjunto de obras que ahora se conoce como The Klan Room ha ido aumentando hasta alcanzar cientos de objetos e imágenes afines”.

WILLIAM-CHRISTENBERRY-1

Así lo cuenta la Fundación Mapfre en la web de presentación de esta exposición, en la que Christeberry muestra su repulsa por uno de los capítulos más espeluznantes de Estados Unidos.

La muestra se completa con diez esculturas y una colección de anuncios, letreros, y objetos publicitarios, encontrados en la soledad de estas tierras y con los que el autor traza una metáfora a través de la historia de la cultura popular y hasta pop.

Christeberry propone con esta exposición un viaje radical a través del tiempo desde su infancia. Un relato en color y en blanco y negro sobre ese lugar sin límites, esa tierra sureña que ha sido material creativo para tan grandes escritores como William Faulkner, Truman Capote o Flannery O’Connor.

Desde las primeras fotografías que tomó Christenberry con una pequeña cámara Brownie de finales de los años 50 hasta sus últimos trabajos en color, Cristeberry utilizada todo tipo de objetos y estrategias como la pintura, el dibujo o la instalación para mostrar sus obsesiones, como el propio autor ha reconocido en varias ocasiones.

Gran parte de la época fotográfica que recoge la muestra tiene su origen en los viajes que anualmente realizaba Cristenberry a Hale Country para documentar los paisajes de su infancia y de su juventud. Un recorrido interior a lo largo de décadas que él mismo ha definido como su particular interés por la estética del envejecimiento “The aesthetic of aging”.

“William Christeberry es el gran fotógrafo del sur de Estados Unidos, el de los problemas raciales. Su trabajo no solo refleja la realidad visible, sino un trabajo muy específico de asuntos de un tiempo concreto”, explica Pablo Jiménez Burillo, director general de Cultura de la Fundación Mapfre.

Imágenes, objetos, esculturas que hacen historia y que representan a un sur que hoy sigue existiendo y quedan así reunidas en esta muestra, en la que el visitante observa, mastica y huele esos paisajes telúricos e interminables que a nadie le resultan ajenos.

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: