Home Exposiciones

Madeleine y Clo de espaldas en las dunas., Meschers, 1931. Pitou

Madeleine y Clo de espaldas en las dunas., Meschers, 1931. Pitou

Pitou es el nombre con el que familiarmente llamaban a Emmanuel Sougez (1889-1972), un clásico de la fotografía francesa que fue no sólo un activo fotógrafo sino también un teórico y un propagandista de la fotografía artística. Su pseudónimo, Pitou, da nombre a una exposición del Centro Andaluz de Fotografía que muestra, a partir del día 25, una selección de imágenes familiares previas a las II Guerra Mundial prácticamente inéditas.

Emmanuel, dedicó la mayor parte de la obra a los bodegones y los desnudos, pero retrataba también a su mujer y a sus dos hijas: la mayor Clo, atractiva y esbelta, a la que capta en distintas ocasiones con gran vigor estético, en la playa, como una nadadora moderna, en el balcón, como una actriz de Hollywood; y la pequeña Marie-Loup, quince años más joven, vestida de carnaval, desafiante ante la cámara. Precisamente esta “pequeña” se asentó en España hace muchos años y se convirtió en una notable historiadora de la fotografía con varias obras, la más reeditada sin duda, La Historia de la Fotografía. Precisamente en el libro editado con motivo de esta exposición, Álbum de familia, Marie Loup escribe sus recuerdos en contrapunto de las imágenes de su padre.

Emanuel Sougez nació en Burdeos en 1889. Tras estudiar Bellas Artes, abandonó la pintura por la fotografía y hasta 1914 se formó como profesional en varias empresas de París, Alemania y Suiza. En 1926 fundó el servicio fotográfico de L’llIustration. Además de la Rolleiflex y las cámaras de gran formato con película en blanco y negro, utilizó el autocromo, colaboró con Clare Finlay en la puesta a punto de su procedimiento de color, así como con Maurice Bonnet en su técnica del relieve.

Fue asesor de diversos proyectos científicos, como el Crucero Amarillo de Citroën. Coordinó los suplementos fotográficos de Arts et Métiers Graphiques, trabajó en publicidad e ilustró numerosos libros y carpetas de arte y arqueología. Realizó colaboraciones en diversos medios de comunicación con artículos sobre teoría y práctica de la fotografía. Es autor de dos libros infantiles: Regarde! (1931) y Alphabet (1932). Considerado como un autor de referencia en la historia de la fotografía francesa, su obra ha sido objeto de exposiciones en los más importantes espacios de arte y museos del mundo. Sougez era un maestro del reportaje, del bodegón y del desnudo femenino. Poseía un talento especial para la composición y tenía una visión poética incomparable.

Comparte este contenido en las redes sociales
4 respuestas a este post
  1. Y el no necesito de megapixeles ni Photoshop para esas grandes fotografías?? Entonces por que nosotros si necesitamos todo eso y no lo igualamos siquiera??

  2. La fotografía analógica, especialmente con formatos medios como usaba Pitou, tenía el equivalente a muchísimos millones de megapíxeles. Y Photoshop no es otra cosa que el laboratorio de procesado y evidentemente cualquier fotógrafo que ha positivado en su vida, ha tenido que tomar decisiones sobre zonas, contraste del papel, etc.

    Dicho eso, las buenas imágenes nacen de las buenas cabezas y la gente que sabe mirar, la cámara analógica o digital sólo es un instrumento inerme.

  3. No devemos aferrarnos al pasado , incluso en el caso de maestros de arte en general se han visto obligados al critisismo de su epoca , creatividad siempre ha sido una ocupacion que despierta ctiticas .
    Aceptadas o no , es nuestra indiosincracia de seres humanos , los que muchos se consideran PERFECTOS .

Dejar un comentario: