Home Exposiciones

No se puede decir que tengamos olvidado al mítico fotoreportero  Robert Capa. En los últimos años han sido muchas las exposiciones que se le han dedicado y además se tradujo al español su interesantísimo libro Ligeramente desenfocado  (ver reseña de FotografoDigital) y hasta se le dedicó una novela que también se lee muy bien (Esperando a Robert Capa  de Susana Fortes) que toma como eje central su peripecia vital y la de su novia la fotógrafa Gerda Taro en la guerra de España.

Además de todo esto, hoy se inaugura en el Círculo de Bellas Artes de Madrid dentro de la programación de PhotoEspaña la exposición La maleta Mexicana con el contenido de esa mítica maleta con cuyo hallazgo se recuperó para la historia material fotográfico sobre la Guerra Civil española. La exposición estará abierta hasta el 30 de septiembre.

En 1939, en los albores de la Segunda Guerra Mundial, desaparecieron del estudio que Robert Capa tenía en París unos negativos de la Guerra Civil Española. Casi setenta años después, al término de un misterioso viaje a través del sur de Francia, llegaron a Ciudad de México más de un centenar de rollos de película, no sólo de Robert Capa, sino también de Gerda Taro y Chim (David Seymour), tres de los principales fotógrafos de la contienda española.

El conjunto de los negativos, conocido como La Maleta Mexicana, proporciona una amplia, rica y exclusiva panorámica de una guerra que cambiaría el curso de la historia europea, y constituye además un hallazgo de valor incalculable por su aportación a la evolución de la fotografía bélica. Hoy se conserva en la colección del International Center of Photography (ICP), en Nueva York. Desde el próximo 19 de julio, el Círculo de Bellas Artes de Madrid acogerá una exposición en la que podrán verse más de 200 piezas halladas en aquellas maletas, entre hojas de contacto, fotografías, objetos y periódicos, además de dos piezas audiovisuales.

La muestra es el resultado de una exhaustiva investigación sobre los negativos, realizada por Cynthia Young, del ICP. Allí se presentó en el otoño de 2010, viajó después al Museu Nacional d’Art de Catalunya en Barcelona y, tras su paso por el Museo de Bellas Artes de Bilbao, podrá verse en el Círculo de Bellas Artes y, posteriormente, en el Museo del Arte e Historia del Judaísmo de París.

La selección que se mostrará en Madrid está organizada en diversos ámbitos que permiten contextualizar el material y seguir el recorrido de Capa, Chim y Taro por la geografía española entre mayo de 1936 y marzo de 1939. Además se incluyen también algunas imágenes tomadas en París por Fred Stein (Dresde, 1909-Nueva York, 1967), amigo de los tres.

Extraordinarias imágenes

Estas extraordinarias imágenes son, sin duda, el más importante conjunto de negativos recuperados del siglo XX. Capa (1913-1954), Taro (1910-1937) y Seymour (1911-1956), tres inmigrantes judíos de Hungría, Alemania y Polonia, respectivamente, se instalaron en el París de los treinta antes de viajar a España para retratar de primera mano, entre mayo de 1936 la primavera de 1939, nuestra contienda desde el bando leal a la República.

La muestra, organizada en colaboración con el ICP y la Fundación Pablo Iglesias, incluirá secuencias enteras y se puede considerar una suerte de cuaderno de trabajo de los tres fotógrafos. Entre el material hallado se encontraron 46 rollos de película de David Seymour, 45 de Robert Capa y 32 de Gerda Taro, la compañera sentimental de Capa que murió aplastada por un tanque en 1937 durante la retirada de Brunete.

Algunos avances

Aunque entre estos negativos no se encuentra ninguno de la famosa fotografía El soldado caído de Capa, sí que han aparecido en este nuevo hallazgo algunas instantáneas sobre dos de sus historias más importantes sobre la Guerra Civil: la batalla de Teruel, sobre la que hay 14 rollos fotográficos, y la reclusión de medio millón de refugiados españoles en campos de concentración en el sur de Francia (Argelers, Barcarès y Bram) tras el final de la contienda, sobre la que se han encontrado 10 rollos (352 fotografías). Ambas historias habían sido conocidas previamente a través de impresiones antiguas, pero ahora estos rollos permiten secuenciar sus imágenes y ver la extensión completa de su documentación.

La revista Life no quiso publicar estas imágenes, que, en cambio, empezaron a aparecer, a menudo perdiendo la firma, en numerosos panfletos y publicaciones que abogaban por la recaudación de fondos y ayudas para los refugiados. Una de sus imágenes, por ejemplo, se utilizó en una campaña que urgía a adoptar a un niño español, algo que llegó a hacer Eleanor Roosevelt. Otro cuatro rollos de Capa incluyen una de sus historias menos conocidas: la cobertura de la llegada del navío estadounidense Erica Reed a Barcelona en noviembre de 1938 para distribuir ropa y alimentos.

La verdadera revelación

Lo que sin embargo sí fue una gran revelación es el gran número de imágenes no conocidas anteriormente de David Seymour, cuyo trabajo impresionó a los expertos del ICP, que muestran la vida española en la trastienda de la guerra y a grandes personajes españoles de la época, desde el poeta Federico García Lorca hasta figuras políticas de la talla del presidente de la República, Manuel Azaña, Francisco Largo Caballero o Pasionaria

 “A Chim no le interesaba tanto el frente como la vida diaria de la gente normal”, explica Cynthia Young. “Hemos descubierto unas naturalezas muertas absolutamente maravillosas en las que ilustra los efectos de la guerra en los objetos, y en las que consigue ralentizar el movimiento de lo que pasa a su alrededor”.

“De cada rollo se usaron al menos cinco fotos para revistas, agencias… Pero entre la mitad y las dos terceras de las imágenes probablemente nunca antes han sido reproducidas”, relata Young.

En cuanto a Tardo, la historia es más corta. La mayoría de las fotos que han aparecido son las que tomó durante la batalla de Brunete, en julio de 1937, pocos días antes de su muerte, cuando tenía 27 años. La fotógrafa y compañera sentimental de Capa estuvo seis meses en España, pero las maletas mexicanas encerraban el testimonio gráfico que recogió en el frente republicano en Valencia.

Paralelamente a la exposición, el Cine Estudio del Círculo de Bellas Artes proyectará el  homónimo firmado por Trisha Ziff que se puede ver también en el siguiente vídeo

 

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post
  1. Hola:

    Creo que esta exposicion está bastante bien, sobre todo por “sacar a la luz” a G. Tharo y a Chim, el mejor -creo yo – de los 3 por aquella época.

    Me sigue pareciendo muy curioso lo bien que se lo monta Leica (y Magnum) y como Zeiis pasa de todo. Se habla de la Leica de G. Tharo, pero no se dice que se la había dado R. Capa cuando éste consiguió una Contax, cámara que siempre le acompañó, desde las famosas fotos del dia D hasta cuando murió (aún sujetaba una Contax IIa cuando lo hizo, la otra cámara era una de la primeras Nikon).

    Un saludo y muchas gracias por tus excelentes posts sobre Pshop.

Dejar un comentario: