Home Exposiciones

El mundo de los sueños es una realidad al tiempo cercana y misteriosa. La artista inglesa Lottie Davies se ha querido acercar a él fotográficamente con la serie “Memories and Nightmares” que trata sobre la construcción de la identidad a través de los primeros recuerdos de la infancia y las pesadillas y que se expone en la galería Espacio Cero de Madrid hasta el 8 de mayo.

A principios de 2008, Davies pidió a unos cuantos amigos que le escribieran relatos sobre sus recuerdos tempranos de infancia o sobre pesadillas. Los utilizó como inspiración para la creación de una serie de imágenes fotográficas que conforman esta exposición.

El trabajo de Lottie Davies es una reflexión sobre los cuentos, los relatos personales y la identidad. Desde los inicios del lenguaje y del pensamiento conceptual, hemos construido nuestro sentido del “yo” a través de recuerdos, creencias e “historias de vida”. Los cuentos y mitos que nos contamos a nosotros mismos y a los demás pueden ser liberadores o dolorosos, pero en cualquier caso, tienen un intenso significado personal. Aunque la historia de cada persona está inevitablemente teñida por los accidentes e idiosincrasias de una determinada sensibilidad, la narrativa del lenguaje conceptual de las imágenes es hasta cierto punto compartida por todos. En muchos sentidos, los relatos y recuerdos son una experiencia únicamente humana, y han sido utilizados durante generaciones para ilustrar nuestras vidas, proyectarnos en el futuro y dar sentido a nuestro pasado.

En las pesadillas y los recuerdos tempranos, a veces recordamos claramente una narrativa, pero otras veces lo que se mantiene en nuestra memoria es solamente un paisaje o la textura de un sentimiento. Debido a los elementos surrealistas e imposibles, las pesadillas comparten la singularidad e inaccesibilidad de los primeros recuerdos. Esta paradoja se encuentra implícita en la serie “Memories and Nightmares” que ha reconstruido sueños propios y ajenos sintetizándolos en una sola imagen en cargada de sugerencias y simbologías.

El Día que Nació mi Hermano

“Uno de mis primeros recuerdos es del día en el que nació mi hermano: el 14 de Diciembre de 1973. Estoy corriendo por el pasillo del hospital y a mi derecha veo una habitación de juguetes con un caballo balancín gris en la esquina. Normalmente hubiera entrado directamente porque el caballo balancín era el juguete de mis sueños, pero seguí corriendo, pensando: “Puedo volver a jugar más tarde”. Mi madre recuerda escucharme gritar a todo volumen mientras corría: “¡Voy a ver a mi mamá!”

Viola como Gemela

“Es un ambiente muy soleado y agradable. Viola (mi hija de tres años) se acerca corriendo con los brazos abiertos, una gran sonrisa y gritando: “¡Mamá, mamá!”. A medida que se acerca, aparece otra Viola detrás que hace exactamente lo mismo. De repente el ambiente cambia, y el sueño se transforma en una pesadilla. Me quedo sin palabras y me pregunto quién es la segunda niña y si la primera niña es realmente mi hijita.

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post

Dejar un comentario: