Home Exposiciones

Centelles vuelve a Cataluña, pero no, no se trata del archivo de la polémica sino de un centenar de fotografías, algunas de ellas inéditas que, junto a objetos y recortes de prensa, constituyen la exposición “Agustí Centelles vuelve a Reus”, que se ofrece hasta el 7 de marzo en el Centro de la Imagen Mas Iglesias de Reus.

La muestra incluye las imágenes más emblemáticas de Centelles (El Grau de València, 1909 – Barcelona, 1 de diciembre de 1985) y también algunas de las 800 fotos inéditas que en 2008 fueron localizadas en una caja de galletas, de las que una veintena están relacionadas con Reus y los efectos de los bombardeos de la Guerra Civil.

El título de la exposición hace referencia a los lazos que tuvo Centelles con la ciudad de Reus, donde estuvo durante dos años en casa de un familiar, tras regresar del campo de concentración para exiliados españoles republicanos de Bram (Francia).

En Reus se rebautizó con el nombre de Agustín Ossó (su segundo apellido) y trabajó como panadero en el negocio familiar, si bien “pronto empezó a despuntar como fotógrafo, ganando varios premios del Centro de Lectura”, ha explicado en rueda de prensa el comisario de la exposición, Josep Maria Palacios.

Las copas ganadas en estos concursos fotográficos, junto con la caja de metal de galletas Excelsior donde sus hijos, Sergi y Octavi, encontraron los negativos inéditos, y la primera cámara Leica del fotoperiodista, conocido como el ‘Robert Capa español’, son algunos de los objetos que se muestran en Reus.

Junto a estos objetos, se exponen alrededor de un centenar de fotografías, de las que aproximadamente el 75% proceden de la caja descubierta por los hijos de Centelles, quienes no han querido hacer declaraciones acerca de la polémica venta del archivo fotográfico de su padre al Ministerio de Cultura.

Según ha explicado Sergi Centelles, con esta exposición quieren “homenajear” a la ciudad que acogió a su padre tras cruzar a pie los Pirineos y entrar en España clandestinamente, iniciando una época “de gran frustración al regresar del exilio y encontrarse con nulas posibilidades de ejercer el fotoperiodismo”.

La muestra, que forma parte de los actos organizados este año en Reus con motivo del 70 aniversario del fin de la Guerra Civil, incluye una veintena de fotografías de la contienda española tomadas de la capital del Baix Camp, todas ellas procedentes de la caja de galletas, ha destacado le concejal de Cultura del municipio, Empar Pont.

En estas imágenes, agrupadas bajo el título “Reus triturada”, se observan los efectos de los bombardeos en edificios de la ciudad, así como algunas escenas cotidianas, como la Semana Santa o un torneo de ajedrez celebrado en el Palau Bofarull.

Los bombardeos en Lleida o Falset (Tarragona), las barricadas en las calles de Barcelona de julio de 1936, el retorno de Lluís Companys del penal de Santa María (Cádiz), el frente de Aragón, la tumba de Francesc Macià o el campo de concentración de Bram son otras de las fotografías expuestas.

Especialmente “impactante” es una fotografía del 3 de noviembre de 1937 en la que la madre del periodista Josep Pernau reconoce el cadáver de su marido, fallecido en los bombardeos de Lleida, ha señalado Sergi Centelles.

Junto a la crudeza de las imágenes de la Guerra Civil, se muestran paisajes urbanos, juegos infantiles, ferias de Navidad o las Ramblas de Barcelona, con uno de sus omnipresentes personajes: ‘La Monyos’.

El último apartado de la muestra está dedicado a la fotografía industrial, aspecto que Centelles desarrolló desde 1948, tras ser inhabilitado de por vida por un tribunal franquista para ejercer el fotoperiodismo.

En esta sección, se observan imágenes de la visita de Salvador Dalí a las Cavas Canals & Nubiola, entre otras.

Comparte este contenido en las redes sociales
3 respuestas a este post
  1. Es de bien nacido ser agradecido. Reus se lo merece. Con respecto a la polémica , yo habría hecho lo mismo que los Centelles, aunque soy catalán y quiero a Cataluña no voy a malvender nada en nombre de ella.

  2. Excelentes fotografías, la audacia del fótografo puesta de manifiesto para poder captar la escencia del momento, que nos cuenta una historia.

Dejar un comentario: