Home Exposiciones

Qué duda cabe que tener un gran nombre abre puertas y Jessica Lange lo tiene desde que el cartero llamara dos veces a la suya.

Ahora nos enteramos de que la carrera de Jessica empezó en Belllas Artes aunque fuera la alfombra roja la que le dio fama y relumbrón. El caso es que Jessica nunca perdió del todo el gusanillo de las artes visuales, y cuando en los años 90 Sam Shepard le regala una Leica M6, la actriz retoma sus inicios y comienza una carrera que sigue abierta y de la que podemos ver en Madrid, del 31 de marzo al 20 de mayo, la exposición “Secuencias de México” que estará abierta al público en la Casa de América

La exposición, comisariada por Anne Morin, reúne 96 fotografías de las que 58 son totalmente inéditas y producidas por diChroma photography exclusivamente para esta exposición, entre ellas una secuencia de treinta imágenes que documentan un rito ancestral indio de la región de Chiapas.

Tomadas en México durante los últimos 15 años, las imágenes que componen la muestra – en palabras de sus organizadores – relatan mediante secuencias viajes y paisajes, siempre entre la luz y la sombra, en el umbral de lo no visto. Se trata de un México que actúa como escenario de lo cotidiano donde -más allá de la evidencia y de lo invisible- aparece la realidad en un doble fondo, y una fascinación por el detalle, lo insignificante y lo imperceptible.

Personalmente tengo que decir que por las imágenes de prensa que he podido ver, la obra de esta artista no me conmueve. Tiene cierto interés, posiblemente copias bellamente copiadas, pero carece de la altura de un maestro. Tengo la duda de si el porfolio tuviera la firma de un desconocido hubiera sido capaz de abrirse el camino hacia una sala de prestigio como la que ahora la acoge… lo mejor para despejar la  duda será verlo personalmente y que cada cual haga su juicio.

Sobre Jessica Lange

Jessica Lange se introduce en la fotografía en 1967, cuando obtiene una beca de la Universidad de Minnesota para estudiar Bellas Artes. Pero, rápidamente, los avatares de la vida estudiantil la llevan a París, donde decide anteponer el arte dramático a su práctica fotográfica. Es entonces cuando comienza su carrera de actriz que la lleva a convertirse en protagonista de películas emblemáticas. Recibe dos Oscar como mejor actriz, por sus actuaciones en Tootsie en 1983 y en Blue Sky en 1995, así como muchas otras distinciones a lo largo de toda su carrera cinematográfica. Pero no es hasta más adelante -a comienzos de los años noventa, cuando Sam Shepard le regala una Leica M6-  cuando Jessica Lange regresa a la fotografía y comienza su trayectoria como fotógrafa.

Desde 2009, Jessica Lange ha presentado su trabajo en diversos grandes museos estadounidenses, como la George Eastman House en Rochester, el Polk Museum en Florida, la Gallery of Fine Photography de Nueva Orleans, así como en México, en el Centro fotográfico de Oaxaca y en el Museo Archivo de la Fotografía de Ciudad de México. Las exposición “Unseen”, recientemente presentada en el Centro Niemeyer de Avilés; y “Secuencias de México”, que supone su primera muestra en Madrid, inician un itinerario que recorrerá desde Europa hasta Asia, durante los próximos años.

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: