Home Exposiciones

EscueladeParsi_EquipoCronica

La dialéctica entre fotografía y pintura es tan antigua como la propia fotografía. Al principio la relación fue vergonzante y ocultada por los pintores que la empleaban pero renegaban de ella viéndola como una peligrosa competidora para su mercado. Muchos años después, la fotografía ha ido permeanzdo el lenguaje visual y dejando su impronta en la pintura con sus peculiares encuadres y su sintaxis.

Precisamente sobre esa toma de referencias y aceptación de códigos es sobre lo que versa la exposición ‘La huella fotográfica en la nueva pintura realista. La aportación valenciana’ inaugurada el Centre del Carme de Valencia, que pone de relieve el influjo que la imagen ha ejercido en la plástica desde los años 60 y durante cuatro décadas, al tiempo que reivindica la singularidad de la creación hecha en la Comunidad Valenciana por su carga social y cercanía al pop art.

La muestra, que se podrá contemplar hasta el próximo 10 de enero, reúne piezas de un total de 26 artistas, algunas de ellas de un enorme simbolismo, como es el caso de ‘El abrazo’ (1976), de Juan Genovés, y que ha sido cedida por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. El asesor del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana, Felipe Garín, –que participó en la presentación de la selección junto a la directora general de Patrimonio, Paz Olmos, y la comisaria, Felisa Martínez,– definió esta obra como ‘el Guernica de la transición’.

El espectador también tendrá la oportunidad de admirar, en un recorrido histórico, los trabajos de otros nombres clave de la pintura valenciana y española de las décadas de los 60 y 70, como el Equipo Crónica, Equipo Realidad, Anzo, Antoni Miró, Horacio Silva, Artur Heras, Molina Ciges, Vicente Peris, Armengol y Manolo Boix.

Sus cuadros explirar la realidad desde un punto de vista fotográfico y reducen el protagonismo de lo pictórico, eliminando, por ejemplo, la huella del pincel. El compromiso social y político que impregna muchas de estas obras explica el recurso a la fotografía, un género que es capaz como pocos de captar los sucesivos episodios históricos.

La exposición ilustra también los pasos posteriores que los artistas dieron, una vez superadas las turbulencias políticas provocadas por el franquismo. Así, se refleja cómo en los 90 los autores procuran ser vanguardistas incorporando elementos, asuntos y procedimientos nuevos, lo que les lleva a adoptar una narratividad cinematográfica. Chema López, Ángel Mateo Charris, Victoria Civera o Juan Cuéllar son algunos ejemplos.

Posteriormente y hasta la actualidad, la evolución viene marcada por el uso de las nuevas tecnologías –mediante la aplicación de al informática a la preparación de los bocetos y a otros momentos del proceso– a la pintura. En este apartado, Soledad Sevilla, Carolina Ferrer y Javier Garcerá son los autores de las piezas más recientes del conjunto.

La comisaria del proyecto resaltó que el objetivo de la muestra es que el público puede acercarse “con nuevos ojos” a una serie de artistas que protagonizaron “una de las transformaciones más coherentes y plurales del realismo contemporáneo”. Felisa Martínez recalcó que en la Comunitat Valenciana se desarrolló un movimiento “especial”, ya que al mismo tiempo que surgía la visión de los equipos Crónica o Realidad en el centro de al Península estaba trabajando Antonio López, con unas características totalmente distintas.

Equipo_Realidad

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: