Home Exposiciones

El Museo Nacional de Arte de Cataluña, en coproducción con el Centro Internacional de Fotografía de Nueva York (ICP), presenta por primera vez en España las fotografías tomadas por Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour Chim en la Guerra Civil española cuyo rastro se había perdido desde 1939. Estas extraordinarias imágenes, muchas de ellas inéditas, componen lo que se ha venido a llamar la Maleta Mexicana y son sin duda el más importante conjunto de negativos recuperados del siglo XX.

La Maleta Mexicana. El redescubrimiento de los negativos de la Guerra Civil española de Capa, Chim y Taro presenta unas 70 fotografías –de las cuales 50 son copias de época– además de contactos ampliados modernos de algunas series completas, así como documentos que permiten contextualizar las imágenes y nos revelan el impacto que tuvieron en el momento de ser publicadas.  Las fotografías y los documentos que conforman la exposición se agrupan en 32 ámbitos y permiten seguir los pasos de los tres fotógrafos por la España en guerra.

Las instantáneas de la Maleta Mexicana muestran manifestaciones y desfiles, bombardeos, heridos en los hospitales y cuerpos en la morgue a la espera de ser identificados. Cientos de dramas humanos, pero también la vida que continúa en las ciudades en guerra y en la retaguardia. Prestan atención a momentos íntimos y también a acontecimientos históricos, como el II Congreso Internacional para la Defensa de la Cultura, celebrado en Valencia. Entre los negativos aparecidos se encuentran retratos hasta ahora desconocidos de personajes como Federico García Lorca, Dolores Ibárruri La Pasionaria, Rafael Alberti, André Malraux o Ernest Hemingway. También hay imágenes de batallas decisivas como las de Teruel, Segre y Brunete, del frente de Cataluña y de la resistencia de Madrid.

Estos negativos permiten contemplar las series completas a las que pertenecen algunas fotografías publicadas en su momento por prestigiosas revistas como Life, Regards o Picture Post, que les dedicaron multitud de páginas y de elogios, convirtiéndolas en imágenes icónicas de la Guerra Civil. Gracias a los negativos que ahora han aparecido pueden ser leídas en el orden en el que fueron tomadas. Todo ese material aporta una información interesantísima sobre momentos cruciales del conflicto y sus protagonistas, al mismo tiempo que arroja luz sobre la manera de trabajar de los tres fotógrafos, pioneros del fotoperiodismo. El estudio de estas imágenes ha permitido asimismo confirmar o reatribuir las autorías de algunas de las fotografías.

Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour Chim sentaron las bases del fotoperiodismo moderno al apostar por una nueva manera de mirar y de trabajar, sumergidos en la acción, comprometidos. Para los tres amigos, que habían coincidido en París exiliados de sus propios países, España fue el bautismo de fuego. Para Gerda Taro, el principio y el final. Taro, una de las primeras mujeres fotoperiodistas de la historia, murió arrollada por un tanque en Brunete. Robert Capa continuó cubriendo un largo rosario de conflictos hasta que en 1954 encontró la muerte en Indochina, al pisar una mina. También David Seymour Chim, que al finalizar la guerra pudo documentar el viaje a México en barco de un grupo de exiliados españoles, encontró la muerte en un campo de batalla. Fue ametrallado en Suez, el 10 de noviembre de 1956.   

Los inicios del fotoperiodismo

Las fotografías de Robert Capa, Gerda Taro y Chim son una respuesta a la demanda de las audiencias y de los editores de las publicaciones, que entonces estaban sentando las bases de un nuevo periodismo. La Guerra Civil española fue el primer conflicto cubierto día a día por un grupo de corresponsales y de fotógrafos profesionales cuyos trabajos eran publicados de inmediato en los principales periódicos y en las revistas ilustradas que entonces empezaban a utilizar la fotografía como un complemento esencial de las crónicas periodísticas. A partir de ese momento, publicaciones como las francesas Vu, Regards, Match y Ce Soir, las inglesas Picture Post, Weekly Illustrated o la norteamericana Life siguieron todos los enfrentamientos bélicos y recogieron en sus respectivas ediciones muchas de las fotografías de Capa, Taro y David Seymour que ahora han reaparecido en la Maleta Mexicana.

Al exponer el material encontrado en la Maleta Mexicana, el MNAC completa el ciclo dedicado a la Guerra Civil española y en especial a la obra de Robert Capa y de Gerda Taro, dos de los grandes fotógrafos del siglo XX, con las exposiciones antológicas dedicadas por el Museo en 2009 a sus trabajos.

El periplo del maletín

Robert Capa abandonó París en 1939, antes de que los alemanes ocuparan la ciudad. En su estudio dejó un valioso material, entre el cual había tres cajas que contenían 126 carretes fotográficos con 4.500 instantáneas tomadas durante la Guerra Civil española, entre mayo de 1936 y marzo de 1939, por él mismo, por Gerda Taro y por David Seymour Chim; así como otra pequeña cantidad de fotografías realizadas por Fred Stein en la capital francesa.

Tchiki Weiss, también fotógrafo y colaborador de Capa y de Chim, viajó en bicicleta de París a Burdeos, con las cajas de negativos en su mochila. Su propósito era enviarlos a México en barco. Este material se dio por perdido hasta que reapareció en ese país en 1995. En 2007 los negativos llegaron al ICP de Nueva York, donde se han expuesto al público entre septiembre de 2010 y enero de 2011. El MNAC, que ya mostró algunos de los documentos de la Maleta Mexicana en el marco de las exposiciones Esto es la guerra. Robert Capa en acción y Gerda Taro organizadas por el Museo en el verano de 2009, presenta ahora por primera vez en España la exposición que revela el contenido de la maleta.

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post

Dejar un comentario: