“Mujeres en plural” es una muestra internacional en la que sesenta fotógrafos de hasta 20 países de cuatro continentes (Europa, América, África y Asia) ofrecen un retrato de la mujer del siglo XX. La muestra no obedece a criterios cronológicos ni pretende convertirse en una radiografía histórica ni antropológica, como señala la comisaria de la exposición, crítica de arte y coleccionista, Lola Garrido. La exposición reúne artistas que han hecho historia; muchos de ellos maestros del siglo XX, y se convierte en un caleidoscopio que multiplica la imagen de la mujer y de su mundo.

Aquí están presentes los objetivos más avezados del género documental (Berenice Abbott, Bill Brandt, Boubat, Elliot Erwitt, Graciela Iturbide, Inge Morath, Man Ray, Rodchenko o Keïta Seydou), del fotoperiodismo (Cartier-Bresson, Dorothea Lange) y, sobre todo, de la fotografía de moda (Munkacsi, Lillian Bassman, Cecil Beaton, Gundlach, William Klein o Irving Penn)

Precisamente la fotografía de moda, mayoritaria en la muestra, ha supuesto una impresionante fuente de información no sólo sobre la estética sino también sobre la evolución en el pensamiento y en las actitudes que icieron posible el triunfo de lo femenino. Obras como Akt (1920) de Alfred Cheney Johnston, Edith Sitwell (1948) de Horst P. Horst, Decolleté, New York (1952) de Erwin Blumenfeld, Smoke & Veil, Paris (1960) de William Klein, Astrid Schiller (1977) de F.C. Gundlach, o Portrait (1983) de Marcus Leatherdale, Daryl Hannah (1999) de Michel Comte y Jean Paul Gaultier (2004) de Cathleen Naundorf sirven de repaso a todo un siglo, al tiempo que demuestran hasta qué punto la fotografía de moda consagró a los mejores.

Más allá del glamour y la moda, y en contraposición al brillo y el satén de las divas del séptimo arte (Greta Garbo, Marlene Dietrich o Marilyn Monroe), retratadas magistralmente por Munkacsi, Cecil Beaton, Milton Greene y Bert Stern, el visitante encuentra el alma de mujeres anónimas, como las protagonistas de las instantáneas de Dorothea Lange, Robert Frank, Doisneau, Berenice Abbott, Lissette Model, muy presentes en la muestra.

“Mujeres en plural” es también la dureza en Solita Solano de Berenice Abbott, la arrogancia en Weiss, de Billy & Hells; la dulzura en Betty Threar for Harper`s Bazaar de Lillian Bassman; la distinción en Mujer con perro, de Cecil Beaton; la naturalidad en Lella in Bretagne, de Edouard Boubat; la sofisticación en Décolleté, New York, de Edwin Blumenfeld e incluso la vejez en My dream is to be an artist de Tealia Ellis Ritter.

Junto a los grandes nombres de la fotografía artística del XX, la exposición ha reservado también un espacio para los “anónimos mínimos”: retratos de álbum de familia, datados entre principios y mitad de siglo, que capturan lo cotidiano y completan esa visión global con pequeñas historias de mujer en su ámbito más íntimo.

El dossier completo de la exposición puede descargarse aquí

 

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: