Home Exposiciones

El Centro Andaluz de la Fotografía (CAF) exhibepor primera vez en España una exposición de más de un centenar de fotografías del neoyorquino Larry Fink, cuya obra se define por el reportaje social en blanco y negro con una particular utilización del flash.

En 1970, John Szarkowski incluye gran parte de las imágenes de Larry Fink en una muestra colectiva en el MoMA, inicio de una serie de exposiciones en los más destacados museos estadounidenses y europeos. La muestra, titulada “Body and Soul” en alusión a una canción de Billie Holiday, permite realizar un recorrido retrospectivo a través de su dilatada obra, centrada en la captación de la intimidad del ser humano en diferentes circunstancias.

La exposición intercala imágenes de celebridades con esmoquin y vestidos de noche durante fiestas exclusivas con escenas cotidianas protagonizadas por personas pertenecientes a la clase obrera, o instantáneas tomadas en pequeños gimnasios de boxeo, siempre con el ser humano como protagonista.
La técnica utilizada por Fink (Nueva York, 1941), que colabora regularmente con revistas de gran prestigio como Vanity Fair, W, GQ, Detour, Rolling Stone, The New York Times Magazine y The New Yorker, está basada en la utilización de una luz de flash más puntual sobre una imagen con un ángulo abierto y una cuidada composición, lo que aporta a la fotografía en blanco y negro un marcado aspecto pictórico de claroscuro.
El comisario de la muestra, Alain D’Hooghe, ha señalado que es precisamente la utilización de esta técnica de flash, que permite revelar solamente aquello que interesa y que permanece oculto en la penumbra, lo que diferencia a Fink respecto a otros fotógrafos dedicados también al reportaje social.
Asimismo, ha destacado que su obra refleja un “amor hacia el ser humano”, incluso en aquellas ocasiones en las que utiliza su fotografía como crítica.
El director del CAF, Pablo Juliá, ha incidido en este aspecto al señalar que “lo que le interesa a Fink son las personas, enmarcarlas en diferentes contextos y hasta en las circunstancias más increíbles”, con un modo de trabajar el reportaje social “muy diferente”.
Ha explicado que su “curiosa y singular técnica” surgió de la utilización de un “flash en tele con un objetivo angular”, que empezó a utilizar para iluminar solamente las partes que le interesaban, y nunca con una iluminación frontal. Así, logró hacer “fotos en las que, por ejemplo, el primer plano está en oscuro y lo de detrás iluminado” porque “lo que le interesa es destacar determinadas cosas” entre todo aquello que está viendo desde lejos, con la finalidad de “descubrir el mundo interior dentro del bullicio”.
Juliá, quien ha destacado que “Body and Soul” es la muestra más representativa que se puede ver de Fink, ha añadido que la exposición es también un “inmenso y maravilloso homenaje al periodismo”.
Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: