Home Exposiciones

El próximo día 12 de mayo, será inaugurada en la Sala Municipal de Exposiciones del Museo de Pasión de Valladolid, la exposición MAN RAY, genio del siglo XX, una muestra que muestra cerca de 200 obras de este gran artista del siglo XX.
El interés de la exposición Man Ray estriba en poder mostrar la evolución del genio a través de sus períodos de creación. Una selección de las obras más representativas dentro de cada uno de esos períodos permitirá al público tomar conciencia de que Man Ray fue pintor antes que fotógrafo y que, junto con su amigo Duchamp, revolucionó el arte del siglo XX.
En la exposición se muestran algunas de las obras de mayor importancia, muchas de ellas, piezas únicas que el artista realizó en los Estados Unidos, en Ridgefield, NuevaYork, Hollywood y París.
Así pues, esta exposición pretende mostrar la integración de los movimientos dadaísta y surrealista de ambos lados del océano Atlántico en una única persona, Man Ray (pseudónimo de Emmanuel Radnitsky, su verdadero nombre). Innovadoras y clásicas fotografías, objetos o dibujos permiten disfrutar de las facetas menos conocidas de este artista revolucionario que fue un singular fotógrafo pero también pintor, cineasta y escultor.
Las provocaciones, los manifiestos o el escándalo sirvieron de hilo conductor a la convulsiva sensibilidad creativa de los artistas de inicios del siglo pasado. Esta corriente denominada dadaísmo y caracterizada por la burla absoluta a las manifestaciones artísticas de la época, dio lugar posteriormente al surrealismo transición que Man Ray aplicó a su obra a través de una insólita evolución. Su nombre junto a los de Marcel Duchamp y Francis Picabia se hace hoy imprescindible a la hora de explicar estos movimientos.


La exposición recoge cinco períodos distintos de creación en la obra de Man Ray.
Período Ridgefield
En la primavera de 1913, Man Ray deja a su familia y abandona Brooklyn, suburbio de Nueva York donde había vivido desde los 7 años, para ir a reunirse con una pequeña colonia de artistas afincados en Ridgefield (Nueva Jersey), situada en la otra orilla del río Hudson y de Manhattan. Influenciado por la exposición Armory show de 1913, Man Ray pintaba sobre todo paisajes y bodegones de inspiración cubista.

Período Nueva York
En el otoño de 1915, Man Ray se instala en Manhattan, Lexinton Avenue, y decide dejar de pintar inspirándose en la naturaleza.
Expone por primera vez en la galería Daniel en 1915 y sorprende a los visitantes con una técnica personal revolucionaria que iba luego a desarrollar. Utiliza una pistola de aire para pintar La Volière (1917) y Sans Titre (1919), que son piezas muy importantes dentro de su obra. La pistola de aire eliminaba la materia tradicional del pintor y permitía crear imágenes sin contacto físico con el lienzo. Más tarde, Man Ray calificaría ese proceso de actividad puramente cerebral.

Durante los años de la primera guerra mundial, Man Ray llevó ese interés por la actividad cerebral a otros modos de expresión artística. Empezó a dejar de lado la pintura misma y a interesarse más por el desarrollo de nuevas ideas. Eso le llevó a una nueva forma de expresión que desviaba a los objetos de su función habitual. Ya en 1917 creó su primer “objeto-cuadro”, Boardwalk (1917) y otros objetos insólitos como By Itself II (1918), New York (1917), Obstruction (1920), para la famosa exposición SociétéAnonyme que organizó con la señora Dreyer y Marcel Duchamp. L’enigine d’Isidore Ducasse tuvo un impacto muy especial.

Período parisino
Llegó a París el 14 de Julio y su primera obra significativa fue un “collage” llamado Transatiantique. Refleja sin duda sus sentimientos hacia la gente que no había comprendido su obra en Nueva York (es la foto de un cenicero yuxtapuesto a un plano de París). Participa con sus amigos dadaístas a una exposición en la que presenta Cadeau.
En 1922, realiza sus primeros rayogramas y se gana la vida haciendo unos retratos de sus amigos artistas y poetas, muchos de ellos presentados en la exposición. En 1929, es el primero en inventar la pintura hecha con un tubo, como la serie Tableaux a ton goat I y II y Lesgens du Monde. Los años 30 y su época surrealista forman uno de los puntos fuertes de aquel conjunto, con A L’heure de l’Observatoire-Les ainoureux (1934) y más tarde, Rires de réve (1937), la serie de bronces inspirados por Les Mains Libres y varios objetos y dibujos surrealistas. Man Ray dejó París en 1940 para volver a los Estados Unidos.

Período de Hollywood
Man Ray vive en Hollywood durante ocho años, hasta 1948. Realiza varios cuadros que mostramos en esta exposición: Objet de mon affection (ManRay 1944), As you Like It (1948), All’s Well thatEnds Well (1948) de la serie de las Equations shakesperiennes, en la cual cada cuadro llevaba el título de una de las obras de Shakespeare. Hubo quienes vieron una relación simbólica entre el tema y el título.

De vuelta a París
A su vuelta a París en 1951, Man Ray se instala en la calle Férou dónde se pone a pintar abundantes obras y crea un gran número de objetos que figuran en esta exposición. Al considerar el arte esencialmente como un juego, multiplica las técnicas y se niega a limitarse a un estilo determinado.

MAN RAY Filadelfia, 1890 – París, 1976

Fotógrafo, pintor y escultor estadounidense, estudio pintura en el Ferrer Center de Nueva York al tiempo que trabaja primero en una agencia de publicidad y después como delineante. En 1911 pinta sus primeras obras abstractas y cubistas, que presenta en el Armory Show. A raíz de su encuentro con Alfred Stieglitz en 1915 empieza a practicar la fotografía. Ese mismo año inicia su amistad con Duchamp con el que funda, junto a Picabia, el dadaísmo neoyorquino, así como la Societe Anonyme, en compañía del primero y Catherine Dreier en 1920. En París se une al grupo dadaísta y posteriormente al grupo del surrealismo. Allí se dedica a la fotografía, siendo uno de los primeros en utilizar los rayogramas, es decir, colocar objetos tridimensionales sobre papel fotográfico. Hace fotografías de moda, desnudos como El violín de Ingres (1924) y el de Meret Oppenheim, además de retratos… También en esta época realiza objetos como Regalo (1921). A esta producción hay que añadir sus pinturas y películas abstractas y surrealistas, como El retorno de la razón (1923) y La estrella del mar (1928). En 1940 regresa a América huyendo de la ocupación nazi y se instala en Hollywood hasta 1950, año en el que vuelve de nuevo a la capital francesa. Considerado como uno de los mejores fotógrafos del siglo XX, sus aportaciones al dadaísmo y al surrealismo han sido decisivas en la aparición de tendencias posteriores.

PROGRAMA DE VISITAS GUIADAS
Durante esta exposición -que se dirige a todos los públicos-, se ofrecen visitas dialogadas para escolares, asociaciones y colectivos que consisten en un recorrido por la muestra en el que se proponen diferentes actividades y preguntas abiertas para reflexionar sobre las obras expuestas. Los grupos interesados en participar, pueden reservar día y hora en el teléfono 902 500 493.

Comparte este contenido en las redes sociales
2 respuestas a este post

Dejar un comentario: