Home Exposiciones

Son muchas las veces que hablamos de la galería Espaciofoto, un espacio cuya dedicación queda perfectamente explicitada por su nombre. Dedicar un espacio a acercar la fotografía al gran público y hacer posible la compra de obra de autor en ediciones limitadas, numeradas y certificadas a un precio asequible.

Ahora Espaciofoto presenta una nueva exposición que estará abierta hasta el 30 de abril. Se trata del proyecto “Mennonitas” de Miguel Bergasa, realizado a lo largo de 23 años. Bergasa viajó por primera vez a la colonia mennonita de Nueva Durango en Paraguay en mayo de 1988. El descubrimiento de esta comunidad de origen europeo asentada en una zona alejada de la civilización, donde la forma de vida prescinde de las comodidades del siglo XXI, hizo que Bergasa regresase en 2003 y 2011, para comprobar si se había producido un cambio en sus conceptos de vida. La exposición se compone de 28 imágenes que nos muestran la comunidad mennonita a lo largo de los años. Se trata de copias en blanco y negro, positivadas por Juan Manuel Castro Prieto, un nombre que garantiza calidad.

mennonitas-Miguel Bergasa-3Miguel Bergasa nace en Pamplona y se inicia en la fotografía a mediados de los años 70. Reside en Madrid por un periodo de diez años y allí contacta con varios círculos fotográficos: foros de los colegios mayores universitarios, las galerías Redor y Photocentro, la Real Sociedad Fotográfica, etc.

En 1983 inicia sus viajes a Latinoamérica. Visita Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador, Cuba, Chile, Uruguay, Panamá y México y realiza diversos reportajes fotográficos, entre ellos la vida de los mennonitas en Paraguay o los pilotos de aviones carniceros en Bolivia. Colabora con diversas revistas y coordina la elaboración de documentales para televisión. Paralelamente va ampliando su porfolio de imágenes en blanco y negro.

Desde entonces ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas, tanto dentro como fuera de España.

Mennonitas de Nueva Durango                                                                         

Si no fuera porque no caminan en pos de la tierra prometida, ni buscan una patria en la que asentarse definitivamente, tendrían muchos puntos en común con los judíos. Como ellos, se creen los elegidos de Dios, pero a diferencia del errante pueblo hebreo, no hacen proselitismo de sus ideas; apenas se conocen entre sí -la comunicación entre sus colonias es escasa-, y llevan una existencia austera, idéntica a la que predicaron los primeros seguidores de Menno Simons, -el ideólogo de esta secta religiosa que nació tras la reforma de Lutero en la Europa del siglo XVI- y de quien han tomado el nombre.

Desde entonces sus asentamientos son provisionales y su historia es la de  una larga huida. Siempre abandonan los países donde no pueden desarrollar sus ideas o se sienten presionados. Primero huyeron de lo que hoy son Holanda, Suiza y Alemania, aunque conservan los rasgos étnicos y la lengua, un dialecto del alemán. Pasaron a Rusia, país que abandonarían siglos más tarde, para dirigirse a los Estados Unidos y Canadá.  El espíritu religioso de los mennonitas chocó de frente con las ideas emanadas de la revolución de Octubre y muchos murieron. Desde entonces -y pese a carecer totalmente de ideas políticas-, ha subsistido en ellos un miedo al comunismo. Hoy están establecidos en México, Belice, Bolivia y Paraguay y viven en pequeñas colonias, cuya ubicación exacta casi nunca reflejan los mapas del país; lejos de las carreteras y de los núcleos poblados.

Mennonitas-de-Miguel-Bergasa

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: