Home Exposiciones

El Museo de Palencia expone hasta el 30 de enero la exposición de fotografía Contactos, del Premio Nacional de Fotografía 2004, Ramón Masats. La exposición, comisariada por Chema Conesa, presenta 71 fotografías en color: 34 dípticos y un tríptico que contraponen las dos etapas de la obra de Ramón Masats. La primera comprende diez años, desde los inicios en 1955, interrumpidos por su dedicación al cine y la televisión. La segunda se inicia en 1981 hasta la actualidad. El enfrentamiento de las imágenes provoca una nueva lectura abierta a la interpretación del espectador.  La exposición se completa con una selección de 20 fotos en blanco y negro de los años sesenta y un montaje de video de 25 minutos de duración titulado Ramón Masats y el Cine.

Ramón Masats (1931) pertenece a la generación de fotógrafos que renovaron el lenguaje del reportaje fotográfico en los años 50 y que emanaron para toda España los aires de renovación que parten de la fotografía documental francesa. Tras esa primera etapa fotográfica realizada en blanco y negro, se dedica al cine y a la televisión. Para su segunda etapa el fotógrafo elige el color, que utiliza para construir un discurso de geometría cromática. Su trabajo supone un paso adelante en la forma de narrar la fotografía española moderna.

Ramón Masats fue miembro del contestatario y activo grupo Afal que desde Almería exporta la fotografía española a Europa en los años sesenta. Empeñado en la expresión de un leguaje propio, Masats explora la sencillez extrema y la economía de medios para dotar de efectividad expresiva unas imágenes que construye intuitivamente, pero que constituyen en sí mismas un tratado geométrico. Volúmenes y orden compositivo son el soporte físico del que se sirve para elaborar un discurso certero de largo recorrido. Sus contenidos son los tópicos vitales que conforman la sociedad; ritos de fiesta, trabajo, pasión y fe, bajo una mirada preñada de sugerencia, ironía y sentido del humor. Su trabajo aportó modernidad y puntería al reportaje fotográfico y abrió el camino al discurso de autor presente en imágenes de fotógrafo ausente.

En su segunda etapa elige el color. Se distancia de la narración de tópicos, la figura humana pierde protagonismo. Utiliza el cromatismo y sus valores volumétricos para construir un discurso colorista lleno de puntería gráfica y de sensatez geométrica.

>

Comparte este contenido en las redes sociales
2 respuestas a este post

Dejar un comentario: