Home Exposiciones

Manuel-Vilarino

Hoy se inaugura en el espacio de Promoción del Arte en Tabacalera (Madrid) la exposición Seda de caballo, la mayor muestra realizada hasta el momento sobre la obra de Manuel Vilariño, fotógrafo y poeta, galardonado en 2007 con el Premio Nacional de Fotografía.

En Seda de caballo se exponen un centenar de fotografías de Vilariño, algunas formando sus célebres polípticos, y dos instalaciones. El artista nos propone un recorrido por su imaginario que lleva al espectador desde su particular visión de los animales, a los paisajes; de las naturalezas muertas, a visiones que tienen que ver con la dimensión de la melancolía y la presencia sombría de la muerte.

Vilariño se ha consagrado como un maestro de naturalezas muertas, caracterizadas por una gran intensidad poética. En los últimos años ha realizado unas composiciones en las que esencializa ese género clásico utilizando elementos como una vela, frutas o pájaros ahorcados. Resalta los colores de los animales muertos, intensifica la textura de los alimentos mientras la omnipresente llama de la vela parece que ingresara en una dimensión onírica. En cierta medida, este artista está materializando lo que resta de los repliegues del sueño: una mariposa en un libro de misas abierto, unos limones abiertos hace tiempo, un escarabajo que parece trepar por la cera que se consume.

Como viene siendo costumbre en el espacio Tabacalera del Ministerio de Educación y Cultura, la inauguración es abierta a todo el que desee asistir. La invitación se puede descargar en este enlace: Seda de Caballo, invitación

Manuel-Vilarino-SedaCaballo_01

Manuel Vilariño

 Manuel VIlariño (A Coruña, 1952) vive y trabaja en Bergondiño, A Coruña. Fotógrafo, poeta, pintor, inventor de realidades.

Su trayectoria fotográfica, en la que conviven el blanco y negro y el color, se inicia en los años 80 como un continuado intento de fusionar valores de la naturaleza con aspectos de cariz cultural, en un panteísmo objetual que oscila entre los extremos de lo religioso y lo profano, de lo sagrado y de lo proscrito. Su interés por la poesía, los místicos, y los discursos filosóficos, transitan entre las luces y las sombras de su concepción de la fotografía como una puesta en escena de las entrañas y profundidades del pensamiento poético. Nociones en torno al límite, lo sagrado, lo sublime, o la soledad del tiempo en el devenir de la vida y la muerte, reposan en las metáforas de sus composiciones, de una belleza austera, protagonizadas por animales (lagartos, aves), acompañados a veces de otros elementos alegóricos como calaveras, frutas, velas o herramientas.

Experimentador de la fotografía, su obra es consecuencia de un mundo esencial y reflexivo. Sus “naturalezas muertas”, hondamente evocadoras de la cultura oriental o del barroco español, sorprenden por su potencia poética.

Sus primeras exposiciones individuales datan de 1982, en Vigo y A Coruña. Expone en Ferrol, en 1983, y continua mostrando su trabajo en diversas ciudades de Galicia, España, Europa, Estados Unidos, y en numerosos países. India y Etiopia determinarían rasgos esenciales de su obra. Entre sus exposiciones más importantes se encuentran: Bestias involuntarias, que presentó en el año 1993; Emboscadura, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en 1998; la que realizara en 2002 en el Centro Galego de Arte Contemporánea de Santiago de Compostela, Manuel Vilariño Fío e sombra, con estudios sobre su obra de Fernández-Cid, Chantal Maillard, Félix Duque y Alberto Ruiz de Samaniego, y un poema de Antonio Gamoneda, supuso su consagración.

En el año 2007 se le concedió el Premio Nacional del Fotografía por el reconocimiento a una trayectoria personal en la que, desde la fotografía, reflexiona sobre la vida, los ciclos vitales y el sentido del tiempo a través de su apasionada observación de la naturaleza. Ese mismo año participó en la muestra Paraíso fragmentado, comisariada por Alberto Ruiz de Samaniego, en el Pabellón de España en la Bienal de Venecia.

En 2008, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) puso en marcha una muestra itinerante de su obra, comisariada por Fernando Castro Flórez, que se presentó en el Centro Cultural de España en Asunción (Paraguay), el Museo Balmes en Montevideo (Uruguay), el Museo de Arte Moderno de Sao Paulo (Brasil) o el MAC Niteroi en Rio de Janeiro (Brasil). Mar de afuera, se presentó en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en 2012.

Participó en la edición 2012 del proyecto Peregrinatio en Sagunto, organizado por el Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana y ha realizado en 2013 el proyecto Fragmentos de un viaje, resultado de un recorrido poético por Extremadura que se ha presentado en el MEIAC, Museo Extremeño e Iberoamericano de Badajoz.

Desde que realizara su primera exposición, sus obras no han dejado de mostrarse en galerías y museos de referencia, encontrándolas en colecciones como las del Museo Reina Sofía en Madrid, en el Fine Arts Museum de Boston, el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) en Badajoz, ARTIUM de Vitoria o la Colección Coca-Cola.

Manuel-Vilarino--SedaCaballo_02

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: