Home Exposiciones

Fundación Telefónica, dentro de su estrategia de difundir y dar a conocer la obra de los grandes fotógrafos, presenta la exposición “Weegee’s New York”, la más extensa celebrada en España hasta el momento de esta singular figura de la fotografía del siglo XX.

Durante el verano, la ducha colectiva, Lower East Side, 1937 © Weegee / Getty images

Arthur Fellig, más conocido como Weegee, es el arquetipo del fotógrafo de prensa del siglo pasado. El Nueva York de Weegee representa una oportunidad excepcional para aproximarse a las imágenes cotidianas de la metrópoli americana durante la década de los años 30 y 40.  Es el cronista nocturno de la ciudad.

El mundo de Weegee es el fotoperiodismo. No hubo un suceso neoyorquino en el que no estuviera presente: asesinatos, luchas entre bandas, espectáculos, incendios, accidentes….. Pero también refleja en su obra la cruda vida cotidiana de la metrópolis con su trasfondo social.

Son años frenéticos de noches sin dormir, de horas de espera en su coche, en la calle o en sórdidos lugares, siempre preparado para captar todos los dramas inimaginables y publicar en la prensa las fotografías más impactantes.

La exposición cuenta con 270 imágenes de Nueva York pertenecientes a la colección privada de los suizos Michel y Michèle Auer. Son imágenes directas, expresivas, que demuestran una habilidad inusual para capturar los momentos más dramáticos, consiguiendo hacer de sus fotos en blanco y negro un medio de expresión creativo.

Arthur Fellig (Zloczew, 1899-Nueva York 1968) emigró en 1910 a Estados Unidos con su familia donde comenzó su carrera como fotoperiodista. En 1917 consiguió trabajo en un estudio de fotografía y pronto se convirtió en asistente de fotógrafo. En 1921 trabajó en el cuarto oscuro del New York Times y Wide World Photos aunque pronto prefirió pasarse a Acme Newspictures, la agencia que proveía de imágenes a los tres periódicos de Nueva York: Daily News, World Telegramm y Herald Tribune.

Frustrado por el hecho de que su firma no aparecía en las fotografías, se convirtió en freelance en 1935 y demostró tener gran éxito publicando sus fotos en revistas como Live y Popular Photography.

Pronto fue muy conocido por ser siempre el primero que llegaba a la escena de un crimen, un incendio, un arresto o un rescate, ya que consiguió ser el único fotógrafo al que le permitieron instalar una radio en su coche para recibir las transmisiones de la policía y bomberos. En 1945 publicó su libro Naked City (Ciudad desnuda) donde reflejó sus años de trabajo.

Sus fotografías han sido expuestas de forma individual en Nueva York, París, Londres y Moscú entre otras ciudades,  y también en exposiciones colectivas ha llegado hasta el Guggengheim de Nueva York, la National Gallery of Art de Washington o el museo Van Gogh en Ámsterdam.

Fundación Telefónica, Madrid, hasta el 17 de mayo

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: