Home Iluminación

Esta imagen es un claro ejemplo de fotografía en clave baja, es decir aquella en la que hay un predominio de las sombras y donde las altas luces son escasas y sirven para definir al sujeto con pocos trazos.

Pese a tratarse de una fotografía de clave baja, la iluminación del sujeto se realizó con dos fuentes de luz, dos flashes de estudio, uno con una ventana de 70×90 cm y otro con un beauty dish de 50 cm. El fondo era un telón de tela negra para reforzar el efecto buscado.

La luz principal fue la ventana de luz que estaba colocada verticalmente a la derecha del sujeto. Para focalizar más la iluminación, algo más de la mitad de la ventana se tapó con una tira de material negro de modo que la ventana tenía una superficie útil de iluminación de unos 30×90 cm.

La idea original era que ésta fuera la única fuente de iluminación, sin embargo, por error, un beauty dish que se había estado usando en anteriores tomas de la misma sesión con otros esquemas de iluminación, se quedó encendido y consideré que su efecto sobre el pelo de la modelo mejoraba el modelado del sujeto sin desvirtuar el efecto de clave baja que se estaba buscando.

En la siguiente fotografía del making-off se puede ver perfectamente cómo era la colocación exacta de las luces y la posición del modelo.

Comparte este contenido en las redes sociales
3 respuestas a este post
  1. Estupenda iluminación. Hay que saber reconocer y recoger la oportunidad cuando se presenta. Muchas gracias!

Dejar un comentario: