Home Libros de Fotografía

Joe McNally iluminacion

Joe McNally es un famoso y brillante fotógrafo profesional norteamericano que cuenta en su haber con tres libros de fotografía, dos de ellos publicados en España por Anaya Multimedia. Hablábamos la semana pasada de uno (Fotografía Extraiordinaria) y el que hoy nos ocupa, titulado Iluminación para una fotografía impresionante (320 páginas, 29,90 €), es la traducción de The Hot Shoe Diaries, un texto con una amplísima colección de fotografía de corte editorial de muy alta calidad.

Como sugiere el título en inglés, el autor trata de trasmitirnos, a modo de diario, sus impresiones y comentarios en relación con cada una de las imágenes reproducidas. Algunas de ellas incluso cuentan con una esquema de iluminación pero no realizado con un pulcro programa de ordenador, sino rudamente dibujado por el propio McNally en papel a modo de borrador previo a la toma.

La obra se estructura en torno a cuatro capítulos. Uno primero dedicado a preliminares técnicos sobre el equipo fotográfico y su uso, y el resto divididos según el número de flashes empleados en la toma: uno, dos o tres, montones.

Es importante resaltar que todos los ejemplos incluidos en el libro están iluminados con pequeños flahses portátiles y no con cabezas de estudio, lo cual lo hace más cercano a la inmensa mayoría de los lectores. Sin embargo, no penséis en un seguidor de la técnica “Strobist” porque McNally utiliza sí flashes portátiles pero no trata en absoluto de mantener su equipo ligero y con un económico uso de recursos. Por el contrario, sus montajes de iluminación son verdaderas tomas de estudio donde simplemente se han sustituido los strobos pero el resto – pies, pantallas, ventanas de luz, etc.-  permanece.

Personalmente el libro me produce impresiones contrapuestas. Por un lado, se trata de una obra que cumple con creces el cometido de resultar “inspiradora” ya que la contemplación de las soberbias imágenes que lo ilustran da pié a la emulación propiciada por la ventaja de poder llegar a conocer los detalles técnicos de la toma.

Por otra parte hay un par de aspectos que se interponen en el disfrute pleno del libro. Vayamos por partes. A lo largo de todo el texto el autor hace continuas referencias a la utilización de equipos Nikon concretos (SB-900, D90, D300, SU-800) de los botones que hay que pulsar y de sus características. Obviamente todos ellos tienen equivalentes en otras marcas pero el autor lejos de conceptualizar (hablar de un flash con un número guía x o un disparador inalámbrico de flash) se ciñe a la denominación comercial, lo cual puede ser un obstáculo en la lectura. En este mismo apartado de las objeciones hay que destacar también que McNally habla para personas que tienen conocimientos previos, no es un libro para principiantes. Finalmente, la traducción del texto (ocurre a menudo con los textos técnicos) es deficiente y habla de “objetivos amplios” cuando quiere decir granangular, de “zapata caliente” por la zapata de flash, “cambiar los pasos” por cambiar la apertura de diafragma… y un largo etcétera de ejemplos que dificultan una lectura corrida del texto.

Por todo lo dicho, esta obra está indicada para personas con conocimientos técnicos, interesadas por la iluminación con flashes portátiles y que estén dispuestas a ser indulgentes con la forma literaria de los contenidos.

El libro puede adquirirse en este enlace Iluminación para una fotografía impresionante

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post
  1. Al igual que el autor del árticulo opino que es un libro complicado de leer para aquellos que no tengan conocimientos avanzados de fotografía, sobre todo por la pésima traducción del mismo, lo cual me resulta chocante dado que ANAYA es una editorial sobradamente versada en libros tanto de fotografía como de retoque. Son multiples los libros que tiene publicados a este respecto, por lo que debería dedicar una mayor atención a detalles como éste que dificultan la lectura del libro. En algunos momentos he llegado a pensar que la traducción ha sido hecha por una máquina y no por una persona.

Dejar un comentario: