Home Noticias

Paul Berriff, veterano fotógrafo y realizador inglés, tenía 16 años y la suerte de estar en prácticas en el Yorkshire Evening Post, cuando los avatares periodísticos le llevaron a tirar unos cuantos rollos de un grupo pop poco conocido que tocaba en Liverpool: The Beatles. Era el año 1963.

47 años después, e imagino que rozando final de su carrera profesional, Beriff ha subido al desván de su casa, ha desempolvado una caja llena de negativos y ha preparado una colección que presenta al mundo con el título de The Beatles Hidden Gallery. Ya estuvo colgada unos días en Londres y ha encontrado ahora refugio permanente en el museo de Liverpool.

Se trata de una colección de 38 fotografías en blanco y negro tomadas fundamentalmente en ensayos y camerinos en los momentos previos a las actuaciones, antes de que el cuarteto se convirtiera en un monstruo mediático fuera del alcance de un joven “meritorio”. Las fotografías de aquel joven Beriff no son ni sorprendentes ni brillantes, no reflejan el trabajo de un gran fotógrafo, su verdadero mérito es el de plasmar a los mitos cuando aún eran mortales.

Pese a todo, Beriff no ha querido dejar escapar el tren de la fortuna sin probar suerte y por ellos ofrece en venta una tirada de 49 ejemplares de cada una de las 38 fotografía a precios que están entre los 3.000 y 3.500 euros y que si llegara a colocar en su totalidad le reportaría una bonita suma superior a los cinco millones de euros, una jubilación mítica.

La página de información y venta de las fotografía se puede ver en este enlace.

Paul Berriff en la época en que tomó las imágenes

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: