Home Noticias

En el vídeo incluido en esta entrada se puede ver el discurso íntegro de Annie Leibovitz al recoger el premio Príncipe de Asturias de Fotografía

“Para mí, la fotografía representa la vida misma. Es comunicación y permite el intercambio de experiencias. Nos permite mostrar a otros lo que vemos, las cosas que nos fascinan, las personas y los lugares que amamos y apreciamos”. Con esta confesión, Annie Leibovitz prácticamente ha iniciado su discurso de aceptación del Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades.

Y a continuación ha recordado la función social del fotógrafo, enumerando algunos cometidos que su trabajo ha logrado ampliamente: “Algunos fotógrafos desvelan nuestras dificultades y desdichas, aquello que nos traiciona y nos frena. Otros nos transportan a mundos que nunca podríamos visitar, o nos ayudan a entender mejor a personas a las que, de otra manera, nunca conoceríamos.”

Ha querido mencionar también el gran poder de la fotografía: “detener y retener el presente, antes de que desaparezca en el pasado”.

Debates actuales sobre la fotografía

Alusión a continuación a debates sobre el género ¿es o no arte? (“la respuesta era que sí”), ¿ha muerto o no? En un congreso sobre el tema, ha ironizado, se planteó que sí la fotografía no había muerto, si lo habían hecho los fotógrafos.

Con esta segunda interrogación, Leibovitz ha llegado en su alocución, al asunto central, esto es, si la fotografía sobrevivirá a la era digital, en la que cualquier persona (con una pequeña herramienta o un móvil) puede hacer una foto. Y se ha contestado a sí misma así :”La verdad es que la fotografía se inventó precisamente para que cualquier persona pudiera crear una imagen”. Para que de ese modo, cualquier persona pudiera tener una imagen de las cosas que son importantes para ella.

‘El retrato me dio libertad de tomar partido’

Ha contado para iniciar su conclusión que en un principio -cuando trabajaba para Rolling Stone- su vida transcurría de un trabajo a otro. “Hacía fotos de conciertos de rock pero nunca oía la música” y su estado de ánimo dependía del resultado de cada trabajo ya que mirar no le permitía hacer nada más.

Cuando después comenzó a hacer retratos descubrió que podía “tomar partido, tener una opinión” y “seguir contando historias”. Para el fotógrafo, la fotografía es, ha recalcado, “la expresión de un punto de vista”, con su “talento, experiencia e intuición”

Y para concluir realmente ha invocado de nuevo el “poder increíble de la fotografía” y ha afirmado con contundencia que a pesar de los cambios que está experimentando “la imagen es cada vez más relevante y tiene más fuerza en nuestras vidas que nunca”.

Vía: TVE

 

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: