Home Noticias

berenice-Abbott-3

Valladolid está siendo anfitriona de la muestra Berenice Abbott. Topografías, una muestra que se ofrece por primera vez en Europa y que da cabida a cerca de un centenar de obras de esta maestra americana de la fotografía, centradas principalmente en su trabajo de fotografía arquitectónica, que llenó una parte importante de su carrera.

Berenice Abbott (1898, Springfield, Ohio-1991 Maine) no pensó nunca dedicarse a la fotografía. Sus estudios fueron inicialmente la escultura y el dibujo, para lo que se desplazó a Berlín y Paris en 1920. Trabajó como asistente de laboratorio del fotógrafo surrealista Man Ray, que ejerció gran influencia sobre ella. En su primera etapa se dedicó al retrato de personalidades célebres, llegando a realizar exposiciones individuales en galerías de renombre en Paris, cuestión importante teniendo en cuenta su condición de mujer.

De la mano de Man Ray conoció a Eugène Atget que le transmitió sus formas de hacer en fotografía documental, ya que establecieron una estrecha colaboración hasta la muerte de Atget en 1927. Luego ella consiguió adquirir gran parte de su archivo, que custodió y empleó hasta cederlo en 1968 al Museo de Arte Moderno de Nueva York.

A su regreso a Nueva York, en 1929, Abbott se implicó en un nuevo proyecto de carácter más documental tras darse cuenta de los cambios urbanísticos que había sufrido Nueva York durante su estancia en Europa, inspirada por las imágenes de Atget y de su voluntad de “captar el París que va desapareciendo”. Abbott se mostraba especialmente interesada en los cambios físicos que estaba experimentando la ciudad de Nueva York, donde los viejos edificios bajos del siglo XIX estaban siendo sustituidos por rascacielos.

berenice-Abbott

Inició así una serie de fotografías que llamará “una interpretación documental” de la ciudad, como parte de un proyecto de la administración federal llevado a cabo durante los años treinta. En 1939, publicó esta serie de fotografías en un libro titulado Changing New York. Es en esta obra fundamental donde Abbott asienta los preceptos de su escritura fotográfica caracterizada por una visión moderna y compleja del documento fotográfico. Utiliza la yuxtaposición de la luz y la sombra, de lo estático y del movimiento, haciendo convivir múltiples temporalidades urbanísticas en cada una de sus imágenes. La fotografía adquiere y asciende a un nuevo estatus, el de transformar cualidades formales en cualidades conceptuales. “La fotografía nunca madurará si se dedica a imitar a otras artes —dijo Abbott— tiene que lanzarse a andar sola, a ser ella misma.”

En los años cuarenta, Abbott se convirtió en editora fotográfica del Science Illustrated, actividad que mantuvo hasta los años sesenta, ampliando sus temas fotográficos a imágenes científicas. Consideró estas fotografías, realizadas en estudio, como las más realistas de su obra. Su intención era la de fotografiar lo invisible de los fenómenos científicos, siempre con la preocupación de divulgar al gran público “lo más apasionante de nuestro mundo actual”.

En 1966 se mudó a Maine, tras el fallecimiento de su compañera Elizabeth McCausland, con quien compartió su vida durante más de treinta años. Prosiguió su labor como fotógrafa de temas científicos, enfocando el mundo que le rodeaba de forma tan metódica como había hecho anteriormente con sus retratos y sus imágenes de Nueva York, hasta su muerte, en 1991.

berenice-Abbott-2

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: