Home Noticias

Canon_EOS_C500_85mm-side
Desde su nacimiento fotografía y cine mantienen unas hondas relaciones de parentesco y un diálogo que, con la incorporación de las funciones de vídeo en las cámaras DSLR, se ha hecho muy intenso. Hace ya años que cámaras  como la 5D MkII consiguieron imponer la belleza de su bokeh y el tamaño de su sensor para convertirse en la herramienta de filmación de numerosos spots publicitarios y hasta algún episodio televisivo… pero los profesionales del cine querían más.

Y hace algún tiempo, en 2011, Canon respondió a esas aspiraciones con  su serie Canon EOS C, con c de cine, una apuesta por enamorar a los profesionales del medio. A día de hoy la gama la componen tres modelos: EOS C100,  EOS C300 y la última incorporación, con menos de un año en el mercado, la EOS C500, que llegó y permanece con aura de estrella.

Esta cámara produce filmaciones con una calidad 4K en formato RAW, lo que satisface las necesidades no ya de reporteros sino de directores de cine y documentales y, por supuesto, de la exigente industria publicitaria.

Como ya ocurría con la EOS C300, la EOS C500 se ofrece al mercado en dos versiones, la que monta objetivos EF (los mismos de las reflex Canon de fotografía) y EF Cinema Lock (específicos para cine), y la que trae una montura PL, un estándar de la industria cinematográfica.

Las principales características de la Canon EOS C500 son estas:

  • Sensor CMOS de Canon Súper 35 mm de 8,85 megapíxeles optimizado para imágenes de resolución 4K de calidad excelente.
  • Compatibilidad con la amplia gama de objetivos EF de Canon (C500)
  • Nueva montura de objetivos EF Cinema Lock (nombre por confirmar) para facilitar el intercambio de objetivos. Compatible con los objetivos EF existentes.
  • Compatibilidad con los objetivos PL estándar del sector (C500 PL).
  • Tres filtros ND incorporados.
  • Diseño compacto y modular.
  • Modos de grabación 4K RAW/HRAW “RAW de cine”, para grabación en dispositivos externos.
  • Modos 2K RGB 4:4:4 de 12 bits y 10 bits, YCC 4:2:2 de 10 bits, para grabación en dispositivos externos.
  • Grabación preparada para emisión MPEG-2 MXF a 50 Mbps en dos tarjetas CF.
  • Rendimiento de alta sensibilidad y bajo nivel de ruido hasta 20.000 ISO.
  • Amplias opciones de personalización de imagen, incluido Canon Log Gamma incorporado.
  • Sólido cuerpo resistente a salpicaduras con componentes de aleación de magnesio.
  • Integración perfecta en flujo de trabajo.

Junto a todas esas características, un claro signo del posicionamiento profesional de esta cámara estrella de Canon es su precio ya que supera los 25.000 euros, mientras que una Canon EOS C100, también específica para cine, ronda los 5.000 euros.

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: