Home Noticias

11

One Hundredth of a Second cinta de ficción galardonada en el Festival de cortos de Manhattan circula por internet desde hace unos meses y ha conseguido un número considerable de descarga.

El corto cuestiona directamente la ética del fotoperiodismo y los límites a la neutralidad del fotoreportero. El caso representado en la ficción de la cinta, en el que una reportera espera con su cámara en ristre el momento en que un soldado le descerraja un tiro en la frente a una niña, podría recordar el polémico caso real de Kevin Carter que se hizo acreedor a un premio Pulitzer con su fotografía de una niña sudanesa acechada por un buitre y planteó el debate sobre si era ética la postura de ser un testigo inerte.

Carter se suicidó poco después de recibir el premio, tenía 33 años. La cercanía de los acontecimientos ha suscitado todo tipo de comentarios y e interpretaciones.

El cortometraje plantea de una manera escenificada lo que en otro contexto fue realidad.

Para ver el cortometraje pula aquí

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post
  1. No creo que este corto sea sobre los limites éticos del fotoperiodismo. En todo caso sería sobre los limites éticos de la guerra o si me aprietas sobre los limites éticos de los certámenes de fotoperiodismo.
    No me parece que ella este esperando el momento en que un soldado le descerraja un tiro en la frente a una niña, ella espera a ver que pasa. Supone o cree que la matara? yo pienso que si, pero esta en la guerra! Es peor la foto de la niña muerta que la de cualquier otro muerto que hayan retratado los colegas que se despiden un poco antes?
    Qué es peor, que ella saque esa foto o que nosotros no sepamos que pasa en la/esa guerra?
    Sobre lo de Carter, no creo que la decisión de si hizo bien o mal y que es lo que realmente hizo, sea unánime. Ni si quiera si fue por eso por lo que se suicido.
    Para mi el debate esta en otro sitio. En el corto, por un momento parece que el soldado ve a la fotógrafa e intuye que viene alguien; mira y ve a la niña. La fotografa no se percata de eso.
    No me preocupa que se quede a sacar la foto, no me preocupa que la presente al certamen, no me preocupa que se maquile para ir a una gala ponposisisma, no me preocupa ni si quiera que se avergüenze de su foto, me preocupa que a veces aun solamente siendo testigos y creyendo que es bueno ser testigo ahí, los actores puedan aprovechar la situación, porque saben que hay testigos. Están los periodicos, en cierta manera esta el mundo. Eso es lo que me preocupa de mi profesión.
    Me preocupa la guerra, la niña muerta y los demas muertos.

Dejar un comentario: