Home Noticias

Para aquellos que gustan de a salir a la calle cámara en mano en búsqueda de fotografías quizás os venga bien echar un vistazo a este par de vídeos. En el primero el hijo de  Garry Winogrand habla del trabajo de su padre, que tuvo la ocasión de presenciar en primera persona ya que a menudo, y junto con su hermana, caminaban con él por las calles de Nueva York,  o paseaban por Central Park, escenario de muchas de sus fotografías memorables. Es un vúideo realizado por la Fundación Mapfre que hasta el 3 de mayo tiene abierta al público una magnífica exposición sobre el maestro americano de la fotografía de calle, exposición que puede también ser vista en el microsite Garry Winogrand, retrospectiva.

Ethan Winogrand habla del amor de toda la familia por la música, de cómo si caminabas con Garry tenías que ir siempre un paso por detrás para no estropearle ninguna posible fotografía, de cómo el maestro se desinteresó y desvinculó de la política tras la crisis de los misiles y también de los muchos negativos que dejó sin revelar o sin hojas de contacto a su muerte.

En este vídeo subtitulado en español, hay también algunos extractos de una conferencia dada por Garry Winogrand en la Rice University y que hemos querido recuperar completa porque realmente tiene interés. El fotógrafo habla de manera muy informal y despegada sobre la fotografía pero dice cosas muy interesantes. Entre ellas, resalta que la fotografía como técnica es fácil y los  negativos perdonan mucho los fallos 8esto es totalmente extensible a la fotografía digital) y tienen mucha tolerancia a la sobre o subexposición, por eso, lo importante no es la técnica sino el sentido que se quiere dar a lo fotografiado. Por este poco aprecio hacia la técnica Gary Winnogrand afirma que los maestros no son importantes que el verdadero aprendizaje viene del trabajo.

Otra de las perlas que Vinogrand expone ante los alumnos de la universidad de Rice es que el verdadero reto del fotógrafo consiste en hacer que la imagen de un acontecimiento, ya  sea baladí o transcendente, resulte más importante que el propio hecho que le sirve de referente, una idea interesante que supone un verdadero reto para cualquier fotógrafo.

Creo que este testimonio de 1977 produciddo por la National Gallery de Washington merece la pena. El sonido directo está en inglés como es lógico y viene con subtítulos también en inglés que supongo que le facilitarán a muchos su comprensión.

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: