Home Noticias

Aquellos que valoramos la fotografía histórica estamos de enhorabuena. El importantísimo archivo de Agustí Centelles (Valencia 1909- Barcelona 1985) ha sido adquirido por el Ministerio de Cultura de España con lo que se asegura no sólo su conservación sino también su pertenencia al patrimonio cultural español.

Los hijos del reportero a la hora de tomar esta decisión de venta han tenido en cuenta, ante todo, criterios de preservación ya que la familia rechazó ofertas económicas más interesantes que la del Ministerio porque entre sus prioridades para llegar a un acuerdo estaba el preservar la unidad del archivo y que les aseguraran una buena política de exposiciones para la obra.

La iniciativa del Ministerio ha levantado una cierta polémica entre los políticos catalanes que consideran que debería haber sido la Generalitat quien comprara el archivo. La familia Centelles por su parte, ha mostrado su malestar por la iniciativa de la Comunidad Autónona que mediante la declaración del archivo como patrimonio catalán había intentado “inmovilizar” la obra.

Agustí Centelles, que alcanzó una cierta notoriedad como fotógrafo en los años de la II República española, se comprometió con el Gobierno republicano tras el golpe de Estado franquista y se convirtió en uno de los grandes retratistas de la resistencia.

Tras la derrota republicana, en 1939, el artista nacido en Valencia (aunque se trasladó a Cataluña de niño) se exilió y fue internado en el campo de refugiados de Bram, donde continuó ejerciendo su trabajo, aunque en condiciones muy difíciles y “con medios extremadamente precarios”, señalaron los organizadores.

Cuando dejó Bram se instaló en la localidad francesa de Carcassone, donde trabajó en un estudio de fotografía, antes de volver a vivir en España de manera clandestina.

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post
  1. Es muy importante que una obra tan rica esté bien cuidada por quien sea. Como catalán me da pena que no se quede en Cataluña pero hay que reconocer que los dueños del legado son los hijos y ellos tienen libertad de elegir o así debería ser. Pero vaya, repito, me apena que no hayan llegado a un acuerdo satisfactorio ya que la documentalización de la guerra en Barcelona es única por parte de Centelles.

Dejar un comentario: