Home Noticias

Hablar de cosas realmente nuevas es muy difícil, pero hoy lo voy a hacer. Acaba de abrirse en Madrid 3DU una firma que es la quintaesencia del estudio fotográfico del siglo XXI. El estudio fotográfico no ha muerto, se ha renovado.

3DU está dedicado a la realización de “esculturas” fotográficas como las que pueden verse en las fotografías. Se trata de pequeñas figuras de entre 18 y 30 centímetros realizadas a partir de un escaneado tridimensional que se logra mediante cuatro cámaras de vídeo que graban simultáneamente al sujeto.

Con este escáner hecho se procede a “imprimir” las imágenes, pero en este caso más que una impresión es una “construcción” ya que las impresoras tridimensionales van depositando capas de polvo, desde los pies a la cabeza, que se solidifican de manera inmediata y que en su superficie reproducen los colores del sujeto.

Las “impresoras” 3D se utilizan fundamentalmente para la realización de maquetas, un trabajo en el que resultan muy competitivas tanto por precio como por la rapidez con la que consiguen poner en manos del diseñador un objeto delineado en AutoCad. Según su director “3DU es la primera firma en el mundo que ha combinado el escaneado tridimensional con la contrucción en 3D para ofrecer este novedoso servicio que tiene un alto valor emocional”.

Una de las grandes distancias que separa a esta técnica de la fotografía convencional es que en el escaneado 3D se busca reproducir imágenes con una iluminación lo más plana y uniforme posible, “En realidad el dramatismo y la intención se logra posteriormente con la iluminación de la escultura”.

El proceso de construcción de una de estas esculturas tarda un mínimo de cuatro horas y antes de llegar a la impresora un diseñador o retocador tiene que procesar la imagen para eliminar cualquier sombre y trabajar las zonas difíciles de manera que la impresora las trate adecuadamente.

Las impresoras 3D son caras y el precio de este estudio del siglo XXI refleja los costes. Una escultura de 19 centímetros de alto tiene un coste de 99,50 euros  mientras que si queremos que eel tamaño llegue hasta unos 26 cm, el precio asciende hasta los 199,50. Como si  de una fotografía se tratara, las esculturitas no deben estar a la intemperie ni expuestas a fuentes de luz directa durante mucho tiempo para evitar que pierdan su cromatismo.

3DU se encuentra en la calle Fuencarral 65 de Madrid y su web aún está en construcción.

En el siguiente vídeo se puede ver una demostración de cómo se utiliza una impresora tridimensional.

Comparte este contenido en las redes sociales
7 respuestas a este post
  1. Hola
    Regale estas figuritas a unos amigos para su boda, tengo que decir que las que tienen en la tienda se ven muy bien pero realmente las que te dan dejan mucho que desear mas bien son una mierda. En mi opinion es una estafa ya que luego no se parcen en nada y encima con fecha de caducidad siendo un regalo.

    una mierda no lo recomiendo para nada

  2. Qué quieres decir con lo de la fecha de caducidad? ¿Se estropean después de un tiempo?

  3. Yo regale a una pareja el hacerse su escultura en Valencia y la han hecho super bien. ¿Que pasa con las de Madrid que hay pocos contentos?

Dejar un comentario: