Home Noticias

Rossend_Torras_2
Gran parte de los archivos históricos de la fotografía han desaparecido para siempre despreciados por la ignorancia y la falta de sensibilidad hacia la conservación del patrimonio. Sin embargo, de vez en cuando se descubren todavía algunos tesoros escondidos u olvidados y ese es precisamente el caso que ha ocurrido en Cataluña.

En verano el diario El Periódico y el MNAC pusieron en marcha una iniciativa para recuperar las fotografías de la guerra civil que algunas familias aún conservan en sus casas. La iniciativa no sólo prosperó sino que además, aportó una maravillosa sorpresa, el descubrimiento de un magnífico archivo con más de 25.000 negativos que habían sido realizados por Rossend Torras, un fotógrafo desconocido por el público actual, pero que fue una aficionado avanzado que se hizo en su momento acreedor de distintos premios.
Del archivo de Rossend Torras Mir (Barcelona, 1907-1996) una tercera parte de son placas estereoscópicas (un método de fotografía 3D muy popular en el primer tercio del siglo XX) y un centenar, películas. Este fondo, que documenta la vida cotidiana de Barcelona y el veraneo en la Costa Brava, la actividad deportiva y teatral y sucesos políticos claves desde 1926 hasta mediados de los años 50, ha sido conservado por la familia, que ha empezado el proceso de identificar y digitalizar los fondos.

Con parte del archivo aún por inspeccionar, ya hay algunos trabajos destacables: un completo reportaje de las iglesias del centro de Barcelona quemadas en julio de 1936 (en 3D), imágenes de las celebraciones en las calles de Barcelona por la proclamación de la República el 14 de abril, escenas de paisajes, imágenes de los primeros días de Barcelona bajo el franquismo (tropas y multitudes en las calles el mismo 26 de enero de 1939, el desfile de la victoria de febrero de 1939, la Semana Santa de ese año…), carreras de coches y actividades deportivas en lugares hoy desaparecidos como el complejo Piscinas y Deportes de Barcelona, un amplísimo archivo sobre la actividad del teatro aficionado en la ciudad en los años 40 y 50…

La doble condición de fotógrafo profesional y aficionado de Torras explica tanto la calidad del material como el hecho de que hasta ahora haya permanecido inédito. Torras regentaba desde mediados de los años 20 el negocio familiar, Casa Torras, con tiendas en el número 83 del Carrer Gran de Gràcia y en la plaza de Sant Jaume: se dedicaba a la venta e importación de material fotográfico, a la óptica y, con la marca Tomir, a la fabricación de timbres de puertas, instrumentos para la laboratorio fotográfico y radios. La disponibilidad de material, la competencia técnica y el espacio para mantener un archivo estaban, pues, garantizadas.

Sin embargo, hasta 1939, su actividad como fotógrafo se ciñe a la característica de los grandes aficionados de primer tercio de siglo. Torras ingresa en 1926, a los 19 años, en la pionera Agrupació Fotogràfica de Catalunya, donde gana repetidamente, en los concursos anuales, premios en fotografía estereoscópica y autocroma (un primitivo método de fotografía en color). En 1931 se da de alta también en las secciones de fotografía y cine del Centre Excursionista de Catalunya. Sin embargo, en 1939 obtiene la acreditación de fotógrafo profesional y a partir de ese momento combina su trabajo comercial con trabajos para Radio Barcelona (solo algunas de estas fotos se publicaron en prensa) y retratos de actrices de la escena barcelonesa.

Rossend_Torras

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post

Dejar un comentario: