Home Noticias

Las imágenes panorámicas destinadas a batir records del mundo se están convirtiendo en algo así como la Fórmula 1 de la fotografía. Generalmente vemos la fotografía como una actividad individual y más o menos instantánea en la toma pero como ocurre con el circo de los grand prix, no hay ningún parecido entre dar una vuelta en coche y competir en un circuito.

Hace unos días una empresa Húngara comunicó que había batido el record del mundo de, digamos, “gigantografías”  con una toma panorámica de Budapest de 70 gigapixeles compuesta, ni mas ni menos, que por 5040 tomas realizadas mediante dos cámaras Sony A900 (25MP) dotadas de sendos teleobjetivos de 400 mm con un teleconvertidor de 1,4x cada uno. Hacer una fotografía de esas características y montarla posteriormente no es algo al alcance de cualquiera y en este caso, en los “boxes” de esta particular competición, había un equipo de ingenieros, informáticos, fotógrafos, artistas gráficos y varios más.

La decisión de utilizar dos cámaras se adoptó para reducir el tiempo de toma que con una sola habría alcanzado las 6 horas, con el consiguiente cambio drástico de las condiciones de luz de la toma de unas áreas a otras.

Lógicamente mover y tomar fotografías con este conjunto de cámaras y teleobjetivos, bastante pesado, se realizó de forma robotizada . Sin embargo si 3 horas de toma puede parecer mucho, hay que ver los números del procesamiento. El conjunto se procesó con Autopano Giga, del que ya hemos hablado y que parece ser el mejor software especializado para panorámicas gigantes. El procesamiento total llevó 300 horas y el de la imagen final tardó 55 horas y dio como resultado un fichero de 350 Gb. Todo el trabajo se hizo con un ordenador Dell Precission T7500 con dos procesadores de 4 núcleos, 245 Gb de memoria y un disco duro de 6 Tb. En fin, todo gigantesco.

Toda la información de la hazaña se puede ver en este enlace

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post

Dejar un comentario: