Home Noticias

El pasado día 4 falleció a los 63 años, tras una dura batalla contra el cáncer, Martin Elliott, un autor británico que tuvo estudio en Birmingham, dedicado a la publicidad, pero que hizo su fama y también su fortuna por una única imagen realizada mientras era aún un estudiante.

La fotografía en cuestión se titulaba “Tennis Girl” y fue tomada por el Elliott en 1976 y vendida a la compañía de posters Athena que produjo y vendió varios millones de copias. La imagen presenta el seductor cuerpo de Fiona Butlet, su novia de entonces, en una pista de tenis de la Universidad de Birmingham. La mujer camina de espaldas hacia la red con una raqueta en su mano derecha y levanta su corto vestido con la mano izquierda, dejando ver que no lleva ropa interior.

Pero la obra representa mucho más que eso; “La tenista” rápidamente se convirtió en un icono de la década de los setenta, que simboliza la liberación sexual, la sociedad permisiva y la hostilidad hacia las normas y las autoridades imperantes en la época. Seguro que muchos adolescentes colgaron en las paredes de su habitación este transgresor póster vendido por el módico precio de dos libras esterlinas. Así es como Elliott consiguió pasar a los anales de la historia de la fotografía con más de dos millones de copias vendidas de su original retrato. El éxito ha sido tal que surgen parodias de todos los colores y sabores de “La tenista” desde su versión Lego, por Balakov, la humorística de Alan Carr, o la glamourosa de Kylie Minogue.


Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: