Home Noticias

Está claro que ser fotógrafo de prensa, especialmente si la especialidad escogida es el reporterismo en zonas de conflicto, resulta una profesión altamente arriesgada cuyos anales están llenos de víctimas desde Robert Cappa hasta el español Couso, muertos “en acto de servicio” mientras fotografiaban confrontaciones armadas.

Lo que no resulta tan habitual es que un fotógrafo de bodas caiga abatido por las balas mientras que desarrolla su trabajo y eso es precisamente lo que ocurrió el pasado jueves en Italia, en Sicilia, para ser más concretos.

Calogero Scimea es el nombre del fotógrafo fallecido.  Se encontraba supliendo a un compañero indispuesto que le había pedido un favor y acudió a fotografiar una boda en Altofonte, un pueblo cercano a Palermo, entre dos jóvenes veinteañeros. El caso es que los contrayentes le solicitaron al profesional que les fotografiara con pistolas, siguiendo así una tradición local. No han transcendido de momento los detalles, pero lo cierto es que el fotógrafo recibió un disparo en la cabeza que acabó con su vida.

Al parecer fueron los padres de la novia, Valentina Anitra -de 22 años- los que facilitaron las pistolas. A pesar de que la posesión de esas armas era perfectamente legal, Mario, de 56 años, y su esposa Rita, se enfrentan a los cargos de negligencia y homicidio impremeditado ya que los hechos se produjeron en su presencia y en su casa.

Actualmente las autoridades italianas están tratando de averiguar mediante estudios balísticos quién fue el autor de los disparos, ya que existe la posibilidad de que fuese el propio fallecido el autor involuntario de los disparos. Por parte de los testigos presentes existe completo mutismo y falta de colaboración.

Comparte este contenido en las redes sociales
2 respuestas a este post
  1. bueno despues de haber leido lo que paso con este fotografo te cuento lo siguiente yo soy fotografo y me contactaron para hacer las fotos de unos 15 años de una de una muchachita yo estaba haciendo las fotos de la la cumpleañera y estaban unos pequeños como de 10 a 12 años que se me estaban atravezando en las fotos yo les dije que mas tarde le haria unas para que se quedaran quietos . bueno realize todo trabajo y recoji todos los equipos cuando voy a mi camioneta me encontre con la sorpresa que me habian rayado toda la camioneta por todos lados con alguna llave

  2. todas las profesiones y oficios tienen sus riesgos, es un caso muy aislado y particular, en la ciudad donde vivo ( Barquisimeto, Venezuela) es más factible que tu vehiculo caiga en un hueco hecho por el mal asfaltado de las calles , que la posibilidad que suceda algo como lo que narran, saludos…

Dejar un comentario: