Home Noticias

parisphoto8-2009blog

El Salón Paris-Photo, considerado el más importante del mundo, inaugura hoy su XIII edición con un centenar de galerías de 23 países y dedica su puesto de honor a la creación fotográfica en Irán y en los países árabes.

Poco antes de que a última hora de la tarde el ministro francés de Cultura, Frédéric Mitterrand, hiciese su recorrido inaugural, el ambiente era absolutamente febril.

“Siento optimismo, veremos, la gente vuelve a los valores de la fotografía, al ‘vintage’, a cosa menos espectaculares, más profundas”, en las que por ejemplo “el retrato es muy importante”, comentó a Efe el comisario del salón, Guillaume Piens.

Convencido de que el mercado de la fotografía “resistirá a la crisis” sin duda alguna, Piens subrayó que sus precios nunca registraron los vertiginosas especulaciones del arte contemporáneo.

Al contrario, “la foto no ha cesado de ver aumentar su valor”, es un arte joven y un mercado joven, que “siempre fue accesible”, añadió.

Respecto a su elección del mundo fotográfico árabe e iraní, Piens la justificó por su interés personal por dichos países, por ser un escenario “siempre ausente, del que se habla muy poco o nunca”, y por “estar emergiendo estos últimos años”.

“Era el momento de hacer algo”, pues, al mismo tiempo existe en esa región una relación histórica y apasionada con la imagen, ya que la fotografía nació en 1839 y fue experimentada en Oriente Medio.

“Es una historia bastante antigua que redescubrimos, junto con esta emergencia contemporánea” perceptible en Irán y en la “explosión del arte contemporáneo en los países del Golfo”, donde “hay muchas cosas que pasan por la imagen, por la fotografía, apuntó.

América Latina, más allá de algunos de sus artistas presentes, “es un poco la gran ausente”, lamentó Guillaume Piens.

En 2003 “tuvimos a México en el puesto de honor” pero la actual “insuficiente representación” latinoamericana, aunque hay artistas como la mexicana Flor Garduño “que vemos mucho” en Paris-Photo, “es un problema”.

“Deberíamos tener una presencia latinoamericana más sostenida”, concluyó el comisario, para quien España está muy bien representada con cinco galerías, entre ellas la catalana Toni Tapiès, por primera vez.

Las otras cuatro son madrileñas, encabezadas por la ya tradicional presencia de Juana de Aizpuru, en uno de los espacios más visibles del salón, no muy lejos de Fúcares y de La Fábrica Galería, y se completa con Max Estrella.

En 2009, el 75% de los expositores de esta gran feria internacional son extranjeros, encabezados por Alemania, con 11 galerías, seguido de Estados Unidos (10), Reino Unido (7), Holanda (6), Japón y España (5) e Italia (3).

Un amplio conjunto de países está presente con dos galerías, en particular África del Sur, Dinamarca, Finlandia, Túnez, Emiratos Arabes e Irán, mientras que Austria, Bélgica, China, Corea del Sur, Hungría, Portugal, Rusia, Líbano y Marruecos cuentan cada uno con un pabellón, y Francia con 21.

En total, el selecto club Paris-Photo 2009 reúne en el Carrousel del Louvre 102 expositores, de ellos 89 galerías y 13 editores.

La rigurosa selección del salón, al que postularon este año 300 candidatos de 35 países, para, finalmente, ser elegidos un centenar, de 23 países, garantiza que las obras expuestas son de calidad y no fueron sometidas a ninguna manipulación fraudulenta, destacó.

Hay obras y galerías para todos los gustos, con precios que pueden oscilar entre 40 y los más de 200.000 euros, indicó.

De hecho, precisó, existen en su seno diferentes mercados, el del libro que puede se tratado como un objeto de colección; la fotografía XIX, que puede ser muy cara; la fotografía “vintage”; y la contemporánea, sobre la que conviene estar muy bien informado.

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: