Home Noticias

El museo de Almería expone hasta el 13 de marzo La Chanca, todo un barrio del fotógrafo almeriense y Premio Nacional de Fotografía, Carlos Pérez Siquier. Esta exposición se centra en un trabajo de profundo reporterismo realizado en un característico barrio andaluz a mediados del pasado siglo.

Desde que empuñó por vez primera una cámara fotográfica, Pérez Siquier mantuvo  fidelidad a un principio: ser consecuente con el tiempo que le había tocado vivir. Y  en las décadas de los cincuenta y sesenta esto se traducía en un compromiso con la  realidad. Había que fotografiar el mundo con una mirada distinta, descontaminada  de los dictámenes oficiales, y sólo podía hacerse de una manera: dejando que los  hechos y las personas posasen tal cual eran en su medio natural. Algo cercano a un  neorrealismo tardío pero sin el sesgo de contundente denuncia de aquel, más bien  con la connivencia neutral de los retratados.

En 1956, con apenas 26 años, Carlos Pérez Siquier se interesa por La Chanca. Poco  antes había hecho sus primeros pinitos fotográficos en las playas de la ciudad de Almería y en la  zona portuaria ocupada por los barcos de pesca. Sin un plan establecido, sube  algunas tardes y los fines de semana a retratar el paisaje y los habitantes de La  Chanca: viviendas, cuevas, costumbres, labores cotidianas, niños, ancianos, mujeres,  bodas… En una palabra, el singular universo del barrio. Fotografía en blanco y  negro, primero con una Minox que pertenecía a su padre, y luego con una Contax  que compró.

La exposición que ahora se muestra sobre ese extenso trabajo realizado entonces se articula en torno a las dos grandes series, ordenadas con criterio  cronológico: el blanco y negro (1956-1962), y el color (1962-1965).  A la primera serie en blanco y negro pertenecen las ocho imágenes de la serie del entierro y otras treinta y nueve tomadas entre 1956 y 1962.  La serie en color está compuesta de treinta fotografías divididas en dos grupos: dieciséis que continúan formalmente la serie en blanco y negro, pero ya muestran su  evolución artística hacia el detalle, y las catorce imágenes de las paredes  desconchadas, un ejemplo de abstracción. Como fotografía de cabecera se ha elegido una vista general del barrio perteneciente  a la serie en color.

Se exponen setenta y ocho fotografías de diferentes formatos originales (35 mm, 6 x  6 y 6 x 8), positivadas en papel Ilford Galerie de 310 gr y enmarcadas con pass  partout de museo, marco de madera natural y cristal brillo. Incluyendo el soporte,  los tamaños medios son 50 x 50 para las de formato cuadrado y, aproximadamente,  50 x 40 para las tomas en 35 mm.

Por vez primera se expone una muestra representativa de las cuatro series de imágenes  tomadas por Carlos Pérez Siquier en el barrio de La Chanca, entre ellas las de la serie El  entierro, inéditas en España.  Se han rescatado para la ocasión fotografías inéditas o  publicadas individualmente en catálogos fuera del contexto de la presente  exposición. La muestra es una selección ―obligada por problemas de espacio― de  los fondos que componen el archivo personal del fotógrafo.   Se ha optado por el criterio expositivo expuesto más arriba porque permite adivinar  la trayectoria temática y estilística del autor, es decir, la evolución de su mirada.

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post

Dejar un comentario: