Home Noticias

Si es cierto que el sexo vende, las acusaciones por acoso sexual contra el prestigioso fotógrafo Terry Richardson van a convertirse en un “best seller” del cotilleo fotográfico después de que la modelo Rie Rasmussen haya tachado a Ferry de ser un pervertido y de inducir a las modelos a seguir un comportamiento degradante. En palabras de Rasmussen “Terry elige chicas jóvenes, las manipula para que se quiten la ropa y les hace fotos de las que después se avergonzarán”.

Como ocurre siempre con la acusaciones con un contenido sexual, la noticia ha tenido una honda repercusión en la prensa sensacionalista y algunas modelos que en su momento trabajaron para el fotógrafo se han sumado a la acusación. Por su parte, el fotógrafo rechaza las acusaciones y se ha mostrado muy afectado por ellas. Igualmente, no han faltado modelos que han salido en su defensa.

Más allá de toda duda está el hecho de que Ferry Richardson es uno de los nombres que pega fuerte en el panorama de la fotografía de moda y su nombre se hizo también tremendamente popular más allá de las pasarelas, debido al hecho de que fue el autor de las imágenes del Calendario Pirelli 2010.

Seguramente, la acusación contra Richardson ha tomado más vuelos debido a su personalidad y su estilo rompedor. Como se puede ver en su página web, Richardson no es un esteticista sino más bien un iconoclasta dispuesto a reírse de todo incluido de sí mismo. Por otra parte, la forma en que el fotógrafo aborda sus sesiones es peculiar y puede llevar a malas interpretaciones. Así por ejemplo él explica que “mi regla es que nunca exigiré a nadie algo que no me exigiría a mí mismo. Al principio saco algunas fotos de desnudos, así que yo también me quito la ropa. También le doy la cámara a la modelo y le dejo que me fotografía a mí. Es cuestión de crear el ambiente y conseguir que la gente se relaje. Cuando eso sucede, puedes hacer cualquier cosa”.

Además de su página web, el fotógrafo mantiene un blog en el que, a modo de diario, va dejando constancia de su trabajo, viajes, relaciones familiares, intervenciones televisivas, etc.

Comparte este contenido en las redes sociales
4 respuestas a este post
  1. Una modelo no puede ser obligada a posar en contra de su moral personal. Siempre puede rescindir el contrato unipersonalmente e ir a juicio.
    Otro asunto es el acoso sexual. Hablamos de un presunto delito.

  2. A ver, este señor es un transgresor y si accedes a trabajar para él, ya sabes que vas a tener que hacer cosas fuera de lo común y “políticamente” incorrectas, y él propio Terry se encarga de confirmarlo. No engaña a nadie. Que no venga ahora la Rassmusen con moralinas victorianas y que se hubiera negado a trabajar con él. A mi me parece un innovador en muchos aspectos.

Dejar un comentario: