Home Noticias

Si Toledo no está en el Guiness de los Records es simplemente porque no quiere, porque la agrupación fotográfica de la ciudad ha realizado una proeza que nadie antes había hecho: pintar con luz, pero no un cuarto, una plaza o un edificio, sino la panorámica completa de la ciudad. Un reto complicado donde los haya pero que quedó superado gracias a la participación de más de 50 fotógrafos que con orden y concierto, desplegados cada uno en una zona asignada como si de un comando militar se tratara, fueron metódicamente “flasheando” sistemáticamente zonas de “panorámica” para que ésta se iluminara por completo.

La verdad es que la metáfora militar viene al pelo, no sólo porque Toledo albergue la Academina de Infantería, sino porque todo el proyecto fue un trabajo de planificación castrense. Se localizaron las zonas de “disparo”, se dividió el panorama por secciones, se subdividió en zonas, se asignó cada una a un voluntario y se le trazó el recorrido de su desplazamiento a pie y la dirección y el ángulo en el que debía apuntar su luz… más de 3.000 disparos de flahs en cada una de las tres zonas en las que se dividió el cascourbano.

Para los amigos de las cifras se puede decir que la fotografía final lleva en Photoshop 27 capas, 20 máscaras, 5 acciones, ocupa 1,7 Gb y el tiempo de edición empleado para conseguirla fue de 9 horas. Además de Photoshop se utilizaron cinco programas más entre ellos uno de astrofotografía para evitar el ruido provocado por las largas exposiciones.

La información detallada sobre la fotografía se encuentra en la página de la Agrupación Fotográfica de Toledo. ¿Alguna otra ciudad dispuesta a emularles?

Comparte este contenido en las redes sociales

Dejar un comentario: