Home Noticias

M. ELENA VALLÉS. PALMA

El Consell creará junto al fotógrafo de Llucmajor un centro internacional de fotografía donde se mostrará todo su patrimonio artístico y se realizarán actividades

La primera piedra del Centre Internacional de Fotografia Toni Catany fue depositada al alimón entre el fotógrafo de Llucmajor y la presidenta del Consell de Mallorca, Francina Armengol. Ambos firmaron una declaración de intenciones con el fin de crear una fundación que gestione la futura casa-museo.

Para empezar, Catany cederá todo su legado a la fundación. Un patrimonio artístico constituido por la obra del autor, dividida entre sus colecciones de negativos y ejemplares de positivos. Cabe recordar que la trayectoria de este Premio Nacional de Fotografía en 2001 se extiende a lo largo de cuatro décadas, por lo que se ha confeccionado un legado artístico de primera magnitud que ha recibido ofertas para que se ubique en el extranjero. La consellera insular de Cultura y Patrimonio, Joana Lluïsa Mascaró, ejemplificó con el caso de París, “cuando una gente le propuso crear una fundación a su nombre para que él prestara su legado”. Pero, no, Catany decidió que su patrimonio fotográfico se quedara en Mallorca, y más concretamente en Llucmajor, su ciudad natal. Además de material propio, también cede la obra de otros autores (que asciende a cerca de 500 fotografías) que ha ido coleccionando a lo largo de los años. En su haber hay imágenes de Stieglitz, Man Ray, Joel Peter Witkin, Humberto Rivas o Cristina García Rodero. La colección de cámaras de distintas épocas y un fondo de 3.000 títulos sobre fotografía, arte, viajes y literatura, así como las placas históricas de Tomàs Monserrat, que conserva en depósito, se podrán contemplar también en el centro.

La sede del centro de fotografía -Catany puso mucho énfasis en que no se denominara museo al proyecto: “Quiero que sea algo más dinámico”- ocupará dos casas. Por un lado, la residencia natal del Premio Nacional, quien la cede al ente que gestionará el proyecto. La otra, es la del fotógrafo Tomàs Monserrat, colindante con la de Catany. El Consell adquirirá este inmueble por un total de 545.975 euros. La familia está de acuerdo con la tasación oficial y durante el mes que viene ya se aprobaría la ayuda económica en el plenario para poder efectuar la compra. El 75% del capital (409.481 euros) para la casa proviene directamente de los fondos europeos de Bruselas y de otros fondos también europeos que recibe el Govern. El resto, el 25%, lo aportaría el Consell, quien a su vez pediría el dinero a Madrid.

En un principio, los miembros del patronato de la fundación serían Toni Catany y varios cargos del Consell y el Ayuntamiento de Llucmajor. También se ha solicitado al Govern y al ministerio de Cultura su entrada.

El presupuesto inicial de inversión para poner en marcha el proyecto, teniendo en cuenta el proyecto arquitectónico, su ejecución y la adquisición de la casa de Tomàs Monserrat, asciende a 4,7 millones de euros.
Armengol destacó que el centro tenía como objetivo promover la cultura fotográfica, conservar el legado de Toni Catany y “potenciar así la oferta turística de la isla y buscar perfiles distintos de visitantes”. El espacio pretende ser un centro con un programa activo de exposiciones, cursos, talleres, festivales y conferencias sobre fotografía tanto para especialistas como noveles.

Comparte este contenido en las redes sociales