Home Noticias

Hoy os invito a visitar a Michael Kenna, un maestro contemporáneo del blanco y negro, un fotógrafo inglés conocido por sus paisajes solitarios y etéreos con un toque distintivo que evoca su autoría.

Kena, nacido en 1953, es una maestro de la fotografía analógica la mayoría de cuyas imágenes presentan el formato cuadrado denotativo del empleo de una cámara de formato medio que, en su caso, es una Hasselblad 6×6 aunque en ocasiones ha tomado también fotografías en gran formato con cámaras de placas.

La nota de soledad que transmiten sus paisajes viene determinada por dos factores decisivos. Por una parte, suele trabajar al amanecer o al anochecer, muchas veces en lugares recónditos, y, por otro lado, gran parte de sus fotografías son el fruto de largas exposiciones – a veces de horas- lo que hace que cualquier elemento en movimiento no llegue a quedar plasmado en la emulsión al tiempo que el agua, muchas veces presente, adquiere una cualidad de seda y  aspecto irreal.

Su página web ofrece la posibilidad de contemplar varias decenas de sus obras tomadas en muchos países alrededor del mundo. Creo que el análisis reflexivo de sus imágenes puede servir para interiorizar muchas lecciones sobre composición  y sobre la forma de aproximarse tanto al tratamiento de la imagen en blanco y negro, como a la manera de abordar el paisaje exótico y cotidiano.

 

Comparte este contenido en las redes sociales
1 respuesta a este post

Dejar un comentario: