Home Tutoriales Photoshop

Dejar un toque de color en una fotografía en blanco y negro es un recurso expresivo muy utilizado. Unos labios rojos, unos ojos azules… o, como en el caso que nos ocupa en esta página, unos capirotes de penitente granate en un contexto de imagen en tono de grises.

La realización de este efecto es extremadamente sencilla, sólo requiere ser pulcros a la hora de seleccionar el área cuyo color se va a preservar.

En el videotutorial que viene a continuación se puede ver el paso a paso de cómo conseguir este efecto.

y en estas dos imágenes se ve el antes y el después.

_MG_4516rwejemplo

Comparte este contenido en las redes sociales
14 respuestas a este post

Dejar un comentario: